La flamenca sencillez de Marta Ortega

La heredera de Inditex asistió en Sevilla a una de las fiestas más exclusivas de la Feria de Abril. Anoche, Letizia estrenó una icónica tiara heredada de la reina Sofía


Marta Ortega demostró en la pasada gala de los Óscar que ni la fiesta más glamurosa de Hollywood le hace perder la sencillez de estilo que la caracteriza. La hija de Amancio Ortega no sucumbió a la opulencia de la alfombra roja de Hollywood y se presentó en el teatro Dolby con un sencillo vestido negro de la nueva colección de Zara. También estos días la hemos visto paseando por la Feria de Abril, en Sevilla, sin recurrir al tradicional vestido de faralaes habitual de los más tradicionalistas en estos festejos. Acompañada por su novio, Carlos Torretta, Marta paseó por la casetas de la feria con unos cómodos pantalones de lunares que le permitían adaptar las costumbres a las tendencias de moda de esta primavera. Me cuentan que incluso se animó a dar un paseo a caballo por el real de la feria. En la noche del sábado, la pareja acudió a una exclusiva fiesta privada en el barrio de Santa Cruz organizada por una agencia de viajes a medida y alquiler de palacios. Ahí Marta echó mano de los clásicos: un esmoquin negro de una sola pieza adornado con un flor blanca en la solapa.

la tiara cartier

Letizia se vistió de estreno anoche en la primera cena de gala de este año, la que los reyes ofrecieron en el Palacio Real al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa. Para el vestido, la reina volvió al azul noche, uno de sus colores para las grandes ocasiones, con un modelo firmado por la española Ana Locking que destacaba por dos cosas: por las llamativas aberturas que tenía en los brazos, la espalda y la zona de la sisa; y por las docenas de perlas en relieve de gran tamaño que cubrían el traje desde el cuello hasta el suelo. La de anoche también fue la primera recepción de carácter oficial después del enfrentamiento de Letizia con la reina Sofía. La reina regente aprovechó la ocasión para escenificar de nuevo la reconciliación con lenguaje de signos. Esta vez se decidió a estrenar, por fin, la tiara Cartier, una de las joyas de la reina Victoria Eugenia. Esta era una de las coronas favoritas de la madre de Felipe VI hasta que se la traspasó a Letizia junto con el joyero de las reinas de España. Lo que se llama en el argot monárquico las joyas de pasar. Hasta ahora nunca había lucido esta pieza art-decó que Juan Carlos I compró a su tía para regalársela a Sofía. La última vez que la tiara había salido de su estuche había sido sobre la cabeza de la infanta Cristina para la boda de Victoria de Suecia.

portadora del vih

Conchita Wurst hizo público ayer que tiene desde hace años el virus del VIH (inmunodeficiencia humana) para adelantarse a un exnovio que la había amenazado con revelar esta información. «Nadie va a tener el derecho a darme miedo e influir en mi vida de esa manera», dijo con valentía haciendo frente al chantaje al que estaba siendo sometida. Conchita Wurst, de 29 años, que nos conquistó a todos en el 2014 con su eurovisivo Rise Like a Phoenix, explicó que se encuentra bien, que sigue un tratamiento médico desde que fue diagnosticada y que espera luchar así contra la estigmatización de las personas que se han contagiado con el VIH. «Me he liberado de una espada de Damocles para el resto de mi vida», añadió.

sorpresa en eurovision

Amaia y Alfred aseguraron ayer que preparan alguna «sorpresa» para la puesta en escena de Tu canción en el festival de Eurovisión, aunque no concretaron más detalles ni explicaron si finalmente habrá beso o no habrá beso en Lisboa. Los exconcursantes de Operación triunfo serán el próximo sábado los anfitriones en Madrid de la Eurovision-Spain Pre-Party 2018, una fiesta que contará con la participación de más de una veintena de países y que tiene las entradas agotadas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La flamenca sencillez de Marta Ortega