El Gobierno matiza a Montoro y admite que pudo haber malversación el 1-O

El PP defiende al ministro de Hacienda y carga contra Rivera por tratar de acorralarlo

Montoro fue «el primero» que denunció a los independentistas por malversación, recordó ayer Hernando
Montoro fue «el primero» que denunció a los independentistas por malversación, recordó ayer Hernando

Madrid / La Voz

El Gobierno y el PP quieren apagar cuanto antes el incendio provocado por el ministro Cristóbal Montoro. El empeño del titular de Hacienda en negar que la Generalitat malversara fondos públicos para pagar el ilegal referendo del 1-O, en contra de lo que sostiene el juez del Tribunal Supremo Pablo Larena, no solo divide a los populares, sino que empieza a crear serios problemas al Ejecutivo. Aunque Génova y Moncloa se emplearon ayer para respaldar al ministro y matizar sus declaraciones, Ciudadanos considera «inexcusable» que comparezca para dar explicaciones de por qué, en contra de lo que sostiene, la Generalitat malversó dinero público cuando tenía la cuentas intervenidas.

Ciudadanos pide explicaciones

El portavoz de Ciudadanos en el Parlamento catalán Carlos Carrizosa, se refirió al hallazgo por parte de la Guardia Civil de dos facturas por valor de 300.000 euros del departamento de Presidencia de la Generalitat para gastos relacionados con la consulta ilegal y consideró «inexcusable» que Montoro «dé explicaciones». A su juicio, el hallazgo de esos dos documentos «demuestra que sí se comprometieron gastos para el 1-O mientras el Gobierno de España tenía intervenidas las cuentas de la Generalitat y Montoro y Rajoy garantizaban que no se estaba gastando dinero público en el referendo».

El Gobierno trata de desactivar esa polémica. Y, por ello, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró ayer en una entrevista que el titular de Hacienda dará «explicaciones pormenorizadas» al propio juez Llarena. Según Catalá, a lo que Montoro se refiere es a que el riguroso control de Hacienda sobre la tesorería de la Generalitat garantiza que no se malversan fondos. Pero apuntó ya a la posibilidad de que se desviaran fondos públicos de manera ilícita para financiar el procés «antes de que el Ministerio de Hacienda pusiera ese sistema». «Y es lo que investiga un juez», según Catalá,.

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, admitió también que «formalmente» no consta que la Generalitat destinara fondos públicos para el 1-O, pero añadió que hay muchas formas de malversar, como «falsificaciones o gastos camuflados», porque «de algún sitio han salido» los costes del referendo.

«El enemigo no es el PP»

El PP es consciente de que Ciudadanos trata de acorralar al ministro con este asunto y por ello el portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, defendió a Montoro y arremetió contra el líder de la formación naranja, Albert Rivera, al que llamó «el señor de las medallas», y le instó a no buscar polémicas en torno a la situación en Cataluña porque «el enemigo no es el PP». «El adversario son los independentistas, como el enemigo fue la ETA», añadió. Hernando matizó también las declaraciones del ministro y aseguró que quienes las critican las han «cogido por las hojas». Según explicó, Montoro «fue el primero» que denunció a los independentistas por malversación de fondos públicos.

Pero Hernando fue más allá y aprovechó la polémica para cargar las tintas contra Ciudadanos, al que acusó de haber colaborado con Podemos para que el socialista Patxi López presidiera el Congreso y de impedir que el PP tuviera un grupo propio en el Parlamento catalán. «Esto sí que algún día nos lo tiene que explicar el señor Rivera», señaló.

Pedro Sánchez pide cooperación a Alemania frente a la amenaza del secesionismo

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se sumó ayer a la ofensiva diplomática del Gobierno para desmontar en el extranjero el relato independentista del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. «Nadie puede violar la Constitución para conseguir objetivos políticos», argumentó. Invitado por el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) a su congreso en la ciudad de Wiesbaden, hizo una firme defensa de la integridad territorial de España frente a movimientos nacionalistas y populistas que, según dijo, ofrecen soluciones simples a problemas complejos y corrompen los valores que sustentan el proyecto europeo.

«El desafío del secesionismo en Cataluña no es solo una amenaza para la integridad de España, sino para el proyecto europeo en su conjunto», aseguró Sánchez, que pidió por ello colaboración a Alemania. Recordó la importancia de la cooperación judicial entre los países europeos y aseguró que España es «una democracia consolidada gobernada desde el Estado de derecho». «Una democracia que enfrenta amenazas en la historia reciente de Europa como el secesionismo», insistió, al tiempo que explicó que el movimiento independentista catalán «decidió quebrar la ley» porque sabía que no tenía una mayoría social detrás, «ni siquiera en Cataluña», que le permitiese conseguir esa meta de modo democrático.

Críticas a Mariano Rajoy

Dejó claro que su posición no implica un respaldo al Gobierno de Mariano Rajoy que, según dijo, ha cometido «importantes errores» en lo que afecta la conflicto de Cataluña y no entiende que la diversidad territorial es un factor enriquecedor para ESpaña. Pero eso no impide una posición de firmeza contra el proceso soberanista. «Podemos ser críticos con el Gobierno, pero nunca cuestionaremos la constitucionalidad o actuaremos contra la Constitución», advirtió el líder de los socialistas.

Sánchez no se refirió explícitamente al caso de Puigdemont, pero recordó el papel «fundamental» que representó la cooperación judicial europea para que fuera posible derrotar a ETA con el Estado de derecho. «Esta es la Europa por la que merece la pena luchar. La Europa de la cooperación, de la integración, de la solidaridad. La Europa que se encuentra en nuestros valores compartidos y la apelación a un demos cívico que trasciende fronteras», subrayó.

Jordi Canal: «Soy pesimista, creo que la violencia en Cataluña solo ha empezado»

enrique clemente

Asegura que los independentistas harán lo que sea más subversivo para el Estado antes de formar gobierno

Vive entre París, donde es profesor de la École des Hautes Études en Sciences Sociales, y Gerona y es autor de El carlismo. Dos siglos de contrarrevolución en España (2000) o Historia mínima de Cataluña (2015) y ha dirigido Historia contemporánea de España (2017), en dos volúmenes. Jordi Canal (Olot, 1964) publica Con permiso de Kafka (Península), un libro en el que analiza los orígenes del nacionalismo catalán, sus mitos, símbolos y desafíos. «Hay que entender que estamos en un momento en que lo racional ha perdido definitivamente la batalla frente a las emociones y que el independentismo es un movimiento que exige fe, una especie de religión», asegura.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno matiza a Montoro y admite que pudo haber malversación el 1-O