¿Qué pasará en la comunidad de Madrid tras la dimisión de Cifuentes?

La propuesta para relevar a la dimitida presidenta debe formalizarse en un máximo de 15 días. El PSOE pide a Ciudadanos que no permita otro presidente del PP pero Rivera ya anuncia que con un presidente «limpio» no apoyará al candidato socialista

Agencias

El vendaval que ha sacudido los cimientos del PP y de la propia Comunidad de Madrid tras las revelaciones del mastergate y del vídeo que muestra cómo Cristina Cifuentes tuvo que devolver lo robado en un supermercado en el 2011, no se amaina con la dimisión de la ya expresidenta madrileña.

El modo en el que se ha precipitado su adiós, con un vídeo de hace 7 años, y las acusaciones del PSOE de intentar evitar que el PP siga «ensuciando» las instituciones en un territorio donde esta formación se ha visto involucrada en varios casos de corrupción, ya adelantan nuevos tiempos convulsos en la política madrileña que vivirá el 2 de mayo, fiesta regional, con un gobierno en funciones.

Por lo pronto, la renuncia a su cargo anunciado esta mañana por Cristina Cifuentes hace decaer la moción de censura que había anunciado el PSOE tras destaparse el caso del máster presuntamente fraudulento. La dimisión también pone en marcha el reloj para la elección de un nuevo presidente. Una vez formalizada la salida de Cifuentes, el hasta ahora consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno madrileño, Ángel Garrido, asume la Presidencia en funciones. La Ley de Gobierno y Administración de la Comunidad de Madrid señala en su artículo 17 que en los casos en que el presidente regional tenga que ser sustituido ocupará su lugar el vicepresidente, según su orden. Al no haber vicepresidentes actualmente en la Comunidad de Madrid, el turno le corresponde a los consejeros por un orden que recoge esta misma ley en su artículo 19.2. Y el primero de ellos es el consejero de Presidencia, cargo que ocupa Garrido. Además, esta ley indica que el presidente de la Comunidad de Madrid en funciones «no podrá ser sometido» a moción de censura ni a una cuestión de confianza. El actual gobierno de la Comunidad de Madrid seguirá, por su parte, en funciones hasta la toma de posesión.

La presidenta del Parlamento madrileño, Paloma Adrados, deberá formalizar, además, según el artículo 182 del reglamento de la Asamblea, en un plazo máximo de quince días la propuesta para revelar a Cifuentes. Lo hará «previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación en la Asamblea», en unas negociaciones en las que la posición de Ciudadanos será clave. Con el reparto de escaños actual (el PP tiene 48; el PSOE, 37; Podemos, 27; y Ciudadanos, 17), el Partido Popular no tiene mayoría en la Cámara. 

Gabilondo se ofrece como candidato 

Habrá dos candidatos para sustituir a Cifuentes, el que proponga el PP y el socialista Ángel Gabilondo, que esta mañana ya se ha ofrecido, por lo que el apoyo de C's a uno de los dos será decisivo para que uno u otro se someta a la sesión de investidura. Si los de Albert Rivera se opusieran a hacer presidente de la Comunidad a un representante del PP y comprometieran su apoyo, o incluso su abstención, a Gabilondo, Adrados podría proponer al también exministro.

Hasta hoy los socialistas no habían expresado su intención de aspirar a una investidura en la Asamblea de Madrid porque daban por hecho que Ciudadanos apoyaría al sucesor que designase el PP, lo que les brindaría la oportunidad de dejar en evidencia el supuesto afán regenerador de los naranjas.

Pero hoy el número tres del PSOE, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha dejado claro la intención de su partido, sobre todo, al ver cómo se ha precipitado la dimisión. «Hay un relevo de la señora Cifuentes a la manera del PP. No le importa ensuciar todo y horrorizar a la ciudadanía con esta imagen de los representantes políticos», ha señalado en referencia al vídeo.

«El PP no está en condiciones de volver a recoger la presidencia de la Comunidad de Madrid», ha alertado, antes de instar a Ciudadanos a que abandone el «tacticismo electoral» porque la situación política en Madrid ya no es una cuestión de partidos, sino de «pura regeneración democrática», defiende Ábalos.

«Estamos a un voto de conseguir la decencia», ha subrayado refiriéndose a que al PSOE le bastaría tener un voto de Ciudadanos para que Ángel Gabilondo sumara mayoría absoluta, ya que en principio cuenta con el apoyo de Podemos. Si Gabilondo fuera propuesto candidato a la investidura y no alcanzara la mayoría absoluta, podría aún ser elegido en una segunda votación por votación simple, es decir, con más votos a favor que en contra, según establece el procedimiento de elección del presidente de la Comunidad fijado en el Estatuto de Autonomía.

Unas aspiraciones socialistas rebajadas este mismo miércoles por Albert Rivera. El presidente de Ciudadanos, ha sostenido que la sustitución de Cifuentes por un «candidato limpio» del PP al frente del Gobierno regional supondrían un cambio de escenario que ya no justificaría que el partido naranja apoyase la elección del socialista Ángel Gabilondo.

«Si se acaba el caso Cifuentes y hay un presidente limpio, no hay caso», ha señalado, instando al PSOE y a Podemos a intentar derrotar al PP «en las urnas, que es donde se ganan los gobiernos».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

¿Qué pasará en la comunidad de Madrid tras la dimisión de Cifuentes?