Un gesto que rompe con todos los equilibrios

La decisión de Estados Unidos altera la paz en Oriente Medio


REDACCIÓN / LA VOZ

El 14 de mayo de 1948 Israel proclamó su independencia. Apenas once minutos después del anunció oficial, el entonces presidente de Estados Unidos, Harry Truman, reconoció el Estado israelí. Setenta años después, Donald Trump legitima Jerusalén como capital de Israel, poniendo fin a la solución de los dos Estados.

La decisión de la Casa Blanca no hace más que aumentar el clima de alta tensión en Oriente Medio. El contexto perfecto para que se caliente aún más el panorama y los problemas entre las comunidades judía y palestina

¿Que provoca el traslado de la Embajada?

El traslado de la Embajada de EE. UU. de Tel Aviv a Jerusalén es un paso histórico buscado desde hace años por el Gobierno israelí. Toda una victoria para Benjamin Netanyahu, acosado por la Justicia por diversos casos de corrupción. Pero la decisión es un nuevo punto de fricción en el polvorín de Oriente Medio. A la guerra soterrada con Irán, que se circunscribe por ahora a Siria, se une el baño de sangre de ayer y la acumulación de fechas simbólicas, entre ellas la Nakba (como se conoce el éxodo de sus hogares de cientos de miles de palestinos en 1948) y el Ramadán. El peligro es que distintos focos de discordia alcancen a la vez su clímax, apunta el analista alemán Marc Frings. 

¿Que repercusiones tiene para los palestinos?

Pese a su ira, los palestinos hace tiempo que perdieron la esperanza de reanudar el proceso de paz que los llevaría a tener un Estado propio con Jerusalén Oriental como capital y les preocupa más su día a día ante unos gobernantes débiles y corruptos. El liderazgo palestino -tanto Al Fatah en Cisjordania como Hamás en Gaza- no desea un conflicto armado, pero hay elementos que podrían precipitarlo. Uno es la crisis que vive el grupo islamista en una Franja donde la población se rebela ante la falta de todo. Hamás llamó a una nueva intifada en respuesta a la matanza de ayer en Gaza. El jefe de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, también aprovechó para llamar a la yihad contra Estados Unidos. 

Israel ahoga en sangre a la Franja de Gaza

Mikel Ayestarán

El Ejército israelí mata a más de medio centenar de palestinos y hiere a más de mil al reprimir una gran protesta convocada por el traslado de la Embajada de EE. UU. a Jerusalén

Fiesta por todo lo alto en el barrio de Arnona de Jerusalén con la apertura de la Embajada de Estados Unidos, sangre a lo largo de la frontera de Gaza por el fuego de los francotiradores israelíes. El «día histórico» que anunció el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se convirtió en la jornada más sangrienta en la Franja desde la guerra del verano del 2014, en la que el Estado hebreo mató a 2.500 personas, la mayoría civiles, en apenas 40 días. El Ejército israelí abrió fuego contra los miles de manifestantes que se acercaron a la verja en señal de protesta y 55 murieron y 1.350 resultaron heridos de bala. Entre los fallecidos figuran siete menores de 16 años, reveló el enviado palestino en la ONU, Riyad Mansur.

Seguir leyendo

¿Hay consenso en la UE?

Federica Mogherini, además de exigir moderación a Israel, recordó que la Unión Europea tiene una posición «clara y consolidada» sobre Jerusalén. Un consenso que, sin embargo, se ha resquebrajado después de que Rumanía, Hungría y la República Checa hayan bloqueado una declaración de la UE condenando el traslado de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. 

¿Algún otro país cambiará su legación?

De los 193 países de la Asamblea General de la ONU, 128 condenaron la decisión de Estados Unidos, lo que provocó amenazas por parte de su embajadora, Nikki Haley. Por ahora, Guatemala y Paraguay se han comprometido a imitar a EE.UU. y trasladar sus embajadas a la Ciudad Santa.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un gesto que rompe con todos los equilibrios