Todo por jugar en el tablero político

Los ganadores y los perdedores de la moción de censura: Sánchez necesita tiempo; Ciudadanos, puede perder fuelle; el PP debe regenerarse; y Podemos se puede aprovechar


Pedro Sánchez ha sido el gran vencedor de la moción de censura que lo ha convertido en presidente del Gobierno. Pero la incógnita es si sabrá rentabilizarlo a medio y largo plazo o sufrirá el desgaste de gobernar con la minoría más corta de la historia y habiendo recibido el apoyo de partidos independentistas. Los expertos consultados por La Voz estiman que necesitará retrasar las elecciones el máximo posible para tratar de ganar puntos.

¿Quiénes son los ganadores de la moción de censura a medio plazo?

Santiago Martínez considera que, a corto plazo, «el claro ganador es el PSOE porque ha logrado el poder y, seamos realistas, ese es el fin último de todo partido». Pero, «pensando en un modo estratégico a medio plazo y ante la previsible debacle electoral que se cernía sobre el PP dentro de un año, no contar ya con Rajoy y su equipo podría liberarle de la carga de ciertos rostros muy quemados en la dirección nacional por culpa de la corrupción y la mala gestión de la misma». Aunque, añade, «para ello Rajoy debería anunciar su dimisión».

Martínez señala que «para Podemos puede ser una oportunidad si logra que Sánchez se queme como presidente de un Gobierno frágil y con escaso tiempo; y Ciudadanos puede que pierda cierta fuerza en las encuestas, pues muchos votantes que ahora le votan por castigo al PP podrían volver si presentara caras nuevas». Para María José Canel, los ganadores son «PSOE y Podemos, que no tienen que confrontarse hoy a unas elecciones, que según las encuestas no les irían bien; y el independentismo, al que en este río revuelto se le allana el camino a su objetivo». Fran Carrillo estima que «Sánchez puede salir fortalecido y demostrar que puede solventar contextos complejos y gestionar políticamente». El consultor político prevé que «económicamente no se meterá en jaleos ni probará aventuras hasta que haya unos presupuestos más acordes a lo que pretende para dar forma a su idea de gobierno.

¿Quiénes son los perdedores?

Los perdedores, en opinión de Canel, son «Ciudadanos, al que se le alarga el plazo para lo que era un posible triunfo electoral; el PP, que tiene por delante una complicadísima etapa de reconstrucción; y la sociedad española, para la que empieza una etapa de gran incertidumbre». Aunque prefiere no hablar de perdedores, Carrillo señala que «Ciudadanos debe gestionar bien el nuevo contexto para que los votantes que tenía apalabrados no regresen al PP y al PSOE motivados por una nueva coyuntura de resistencia bipartidista».

¿Qué partidos se verían beneficiados en unas futuras elecciones ?

Rama estima que «unas elecciones que se celebrasen en pocos meses beneficiarían a Ciudadanos e incluso al PP». A la formación naranja porque «tal y como apuntan las encuestas, ha sido la más beneficiada de la crisis catalana» y a los populares «porque pese a la corrupción, los votantes siguen percibiendo que el PP representa el crecimiento económica y no olvidan al PSOE de la gran recesión». Ahora bien, «de celebrarse las elecciones en un mayor plazo de tiempo, las cosas podrían cambiar, sobre todo en función de las actuaciones que el PSOE podría hacer en este tiempo». Pero, en todo caso, «si algo podemos aprender después de las elecciones del 2016, que fortalecieron al PP (sumó 14 escaños mientras que el PSOE perdió 5 y Podemos más de un millón de votos), es que los electores en España quieren estabilidad política y castigan a aquellos que no la generan».

¿La carrera política de Mariano Rajoy está acabada?

Hay división de opiniones. «La carrera política de un presidente del Gobierno acaba cuando termina su tiempo como presidente», asegura contundente Canel. Martínez también lo cree así, «porque no solo ha perdido el Gobierno, sino que además probablemente haya sido el culpable de poner la puntilla a la fuerza política más votada de España». Considera que «esta moción y toda la caída en las encuestas desde que Rajoy gobernaba se hubieran evitado si hubiera dimitido por los reiterados casos de corrupción asociados a numerosos cargos del partido, pero ha sido egoísta alargando lo inevitable, pensando que dejar pasar el tiempo lo curaría todo». Señala que «tuvo una oportunidad de oro para haber dimitido, evitando la moción y creando un escenario de regeneración que ansiaban sus propios votantes», pero la perdió y «al final habrá regeneración popular, pero por las malas»

Carrillo no da por hecho que sea el fin político de Rajoy. «Ya veremos, en el tablero político de Rajoy, el movimiento de dar un paso atrás y ser jefe de oposición tiene un doble sentido: esperar un posible cataclismo de Sánchez para llegar impulsado al 2020 y visibilizar que no hay más oposición de centroderecha que el PP, frenando con ello la sangría de votos que cada día se trasvasa a Ciudadanos», expone. «Pero es Rajoy», sentencia.

«No», responde Rama. «Rajoy no hace tanto se postulaba como candidato de los populares para unas próximas elecciones generales, pese a las dos legislaturas que ya lleva al frente del Gobierno y otras dos como líder de la oposición, desde que en el 2004 Aznar dejase el PP», explica. «Solo un paso adelante de barones como Feijoo, o de Soraya Sáenz de Santamaría harían que la carrera de Rajoy llegase a su fin», añade.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Todo por jugar en el tablero político