«La inmunoterapia llega al cáncer de pulmón para quedarse»

Según Rosario García, médico del Chuac, el tratamiento que activa el sistema inmune y la terapia personalizada revolucionan esta área oncológica


La Voz en CHICAGO

Rosario García Campelo transmite vehemencia y entusiasmo a partes iguales. Aunque tampoco oculta cierto nerviosismo ante su presentación en una sala abarrotada de un trabajo que ha coordinado desde el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña para el Grupo Español de Cáncer de Pulmón, en el que han participado hospitales de toda España, entre ellos los de Lugo, Santiago y A Coruña. El congreso de la Sociedad Americana de Oncología Médica (Asco) impone, pese a que la especialista gallega es toda una veterana. Está nerviosa, pero feliz y entusiasmada ante la revolución que está viviendo su campo, cuyos últimos avances se están presentando estos días en Chicago. «Estamos viviendo un momento precioso en el tratamiento del cáncer de pulmón y, aunque llevo 20 años en la profesión, me siento una privilegiada de trabajar en esto», asegura.

-En el estudio que ha presentado se quería demostrar que una terapia combinada era mejor que una monoterapia para tratar el cáncer de pulmón. Pero no se ha demostrado la mejora. ¿Por qué aún así es importante el trabajo?

-Porque es un avance hacia la medicina personalizada en el tratamiento del cáncer de pulmón, en este caso para los pacientes que portan una mutación de EGFR, que la tienen en torno al 20 % de nuestros pacientes. Nos faltan aún por analizar los datos moleculares, que son claves, por eso estamos convencidos de que el futuro pasa por ofrecer tratamientos combinados personalizados en función de las características genéticas de cada paciente.

-¿Por qué?

-Las terapias personalizadas combinadas son el futuro porque, aunque hemos avanzado mucho con la monoterapia, estos pacientes recaen. Queremos retrasar esas recaídas y, en el fondo, que los pacientes vivan más y, sobre todo, mejor. Mejorar la calidad de vida de los enfermos debe ser clave a la hora de tomar decisiones terapéuticas.

-Parece que los avances en cáncer de pulmón se han convertido en la estrella en Asco. ¿Es así?

-Los grandes avances de este año en Asco tienen un protagonista, y es el cáncer de pulmón.

-Cada vez hay más pruebas de la eficacia de la inmunoterapia en cáncer de pulmón. ¿La terapia que activa nuestro sistema inmune para atacar las células tumorales ha llegado para quedarse?

-Sin duda que la inmunoterapia ha llegado al cáncer de pulmón para quedarse y que, cada vez más, ampliamos el espectro de pacientes con enfermedad avanzada a los que podemos ofrecérsela. Se han presentado estudios que confirman que también es eficaz si se aplica sola, sin quimioterapia, y nos vamos de aquí con la idea de que la inmunoterapia es una opción para la mayoría de los pacientes con enfermedad avanzada.

-¿Cuál es el mensaje que se puede ofrecer a los pacientes?

-Que la quimioterapia sola deja de ser un estándar de tratamiento después de muchos años en los que era la única opción. Llega la inmunoterapia, combinada con quimio o sola, al cáncer de pulmón avanzado.

-Pero en estos avances también juega un papel importante la terapia dirigida, la que permite personalizar el tratamiento a partir del ADN de cada paciente.

-Las terapias dirigidas ya las teníamos, pero ahora las consolidamos y abrimos el campo. Hay nuevas alteraciones genéticas que podemos identificar, con lo que ampliamos el número de pacientes que podemos tratar de forma personalizada. Incluso hay nuevos fármacos de terapia dirigida que revierten las resistencias a las terapias convencionales y mejoran su eficacia. Esto no lo podemos hacer si no tenemos información genómica, y vamos hacia una tecnología que nos permita una secuenciación masiva del cáncer de pulmón.

Comentarios

«La inmunoterapia llega al cáncer de pulmón para quedarse»