La preocupación por la justicia alcanza su máximo histórico en el CIS tras la sentencia de La Manada

Se duplica en un mes el porcentaje de españoles que cita la violencia de la mujer como un problema del país


La preocupación por la Administración de Justicia ha alcanzado en mayo su máximo histórico, hasta el 6,8 %, en las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), según los datos del Barómetro de dicho mes, realizado tras la sentencia dictada contra los miembros de La Manada.

Fue el 26 de abril cuando la Audiencia de Navarra condenó a los cinco acusados por los sucesos ocurridos en San Fermín a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual, absolviéndolos de los cargos de agresión sexual (violación) y delito contra la intimidad de los que habían sido acusados.

Esta decisión provocó el descontento de gran parte de la población, que se movilizó en numerosas manifestaciones convocadas por movimientos feministas, en las que se reclamó al Gobierno una modificación en el Código Penal en materia de delitos sexuales. Sus protestas llegaron al entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, que cuestionó al juez del voto particular y convocó a la comisión responsable de estas reformas para realizar un estudio de la situación.

Un mes más tarde de estos sucesos, el CIS recoge un aumento histórico de la preocupación de la ciudadanía por el funcionamiento de la Justicia española. Casi un 7 % considera que se trata uno de los problemas principales del país, una cifra muy superior al 4 % que se registró en marzo del 2017, el porcentaje más alto que había alcanzado hasta ahora, junto con el 3,9 % que se contabilizó en abril del 2010.

La preocupación por la violencia machista bate récords

Esta circunstancia ha venido acompañada también de un aumento en la preocupación de los españoles en materia de violencia contra la mujer, que se ha duplicado en el último mes. Así, ha pasado del 1,7 % que se registró en los estudios del CIS correspondientes al pasado mes de abril, hasta el 3,4 % que se contabiliza en este último informe.

La inquietud por la violencia machista comenzó disparándose en las encuestas a principios de año alcanzando en enero el 4,6 % de menciones en el barómetro -coincidiendo con el balance de asesinadas anuales, 49 en todo el 2017, y con el desenlace del caso de Diana Quer-, aunque su récord se registró en el 2004, con la campaña electoral del PSOE, en el que se dio protagonismo al tema: fue un 11,7 % quienes nombraron este problema.

Entonces, la violencia machista fue el quinto asunto más referido, por detrás de el terrorismo de ETA (73,4 %), el paro (51,7 %), la vivienda (19,4 %) y la inseguridad ciudadana (15,7 %). Desde entonces, las cifras se diluyeron, hasta que el año pasado volvió a dispararse superando el 4 %.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La preocupación por la justicia alcanza su máximo histórico en el CIS tras la sentencia de La Manada