TEMA Código penal

Últimos artículos publicados

15 jun 2022
Un hombre piropea a una mujer en pleno centro de Barcelona, en la posguerra española

«El piropo no huele a jardín, sino a corral»

«Reniego del caballo que no relincha al ver la yegua». Este dicho todavía era popular en 1900, según decía entonces La Voz, cuando el poeta y articulista Carlos Peñaranda lamentaba en nuestro periódico los excesos de los tenorios callejeros. Aún quedaba un trecho hasta 1928, año en que el Gobierno propuso una reforma penal para sancionar los piropos, que levantó más polvareda que la actual ley del «solo sí es sí».

Jesus Flores