El organizador del congreso del PP recuerda que Aznar renunció a ser presidente de honor y trata con «desdén» al partido

El expresidente, molesto, se quejó de no haber tenido «el honor de ser invitado»


El presidente de la comisión organizadora del XIX Congreso nacional extraordinario del PP, Luis de Grandes, ha recordado este jueves, tras la queja de José María Aznar por no se invitado al cónclave, que el expresidente renunció en el 2016 a ser presidente de honor de la formación y ha tratado con un «desdén expreso» al Partido Popular.

De esta forma ha respondido a Aznar, quien aseguró desde Málaga este miércoles que ni es compromisario ni ha tenido «el honor» de ser «invitado» al congreso que elegirá al sucesor de Rajoy. «Yo solo he sido presidente del PP 14 años, del Gobierno ocho años y diputado 20 años, pero probablemente eso no da derecho a ninguna invitación», ironizó el actual presidente de FAES.

En una entrevista en Antena 3, De Grandes ha afirmado que no quería hacer «un juicio» sobre el expresidente del Gobierno porque es una «figura histórica» y ha sido «muy relevante» en el partido. De hecho, ha subrayado que él mismo fue su portavoz parlamentario en el Congreso durante sus ocho años de gobierno.

Sin embargo, ha recordado que el propio Aznar decidió dejar de ser presidente de honor del PP, siguiendo «el mismo camino» que había tomado «la nueva FAES» unos meses antes al desvincularse del Partido Popular, sin que hubiera «ninguna persona» de la formación «con cargo orgánico alguno» en la fundación.

«José María Aznar si hubiera querido sería un miembro nato de este congreso, con voz y voto, porque era presidente de honor del partido. Esta condición, él expresamente renunció a ella», ha resaltado. En diciembre del 2016, remitió una carta a Mariano Rajoy trasladándole que dejaba ese puesto de honor.

Es más, De Grandes ha citado una cuestión «trascendente» y ha leído unas declaraciones de Aznar asegurando que no se sentía «militante de nada» ni se siente «representado por nadie». «Creo que esa expresión tan contundente asegurando que va a trabajar en favor del centro-derecha desde su posición, distante del partido, no parece que fuera una invitación a que fuera invitado», ha aseverado.

En este sentido, el eurodiputado del PP considera que ese tipo de declaraciones evidencian que está «excesivamente distante». A su entender, la militancia siente «cierta tristeza» porque «se siente trastada con un cierto desdén por quién ha sido una figura histórica de nuestro partido».

De Grandes ha afirmado que esa ha sido la «voluntad» de Aznar y el PP «no ha querido hacer ningún tipo de gesto en contra». «Por el lado del partido ha habido mucha deferencia y mucho silencio, que no ha dado respuesta a ese desdén expreso», ha recalcado.

Libertad de voto y «sin corralitos»

Tras asegurar que 3.082 compromisarios están llamados a votar este sábado, ha explicado que el hotel de Madrid en el que se celebrará el congreso tiene una sala para 2.000 personas, una adyacente para otras mil y una tercera en la que tendrán lugar las votaciones y se instalarán las cabinas.

Por lo tanto, ha dicho que «caber caben todos», pero ha reconocido que tienen un «problema con los invitados» porque es «ingente» el número de personas que quiere acudir y han tenido que optar por un «criterio restrictivo». De esta forma, ha dicho que solo hay dos invitados internacionales, el presidente del PPE, Josep Daul, y el presidente del Grupo Popular del PPE, Manfred Weber.

Así, ha dicho que no han dado «cupos» a las provincias y ha señalado que «no quieren corralitos regionales» para que los compromisarios «no sean inducidos al voto». «No quiero que tengan miedo escénico, sino que puedan votar en libertad. No quiero presiones», ha abundado De Grandes, que cree que la «transparencia» y «la libertad» está «garantizada» en este proceso.

Feijoo sobre las ofertas de Casado: «Se renunciei foi para dedicarme a Galicia»

Juan Capeáns

El presidente evita pronunciarse sobre su opción, mientras que Alfonso Rueda sigue la estela de A Coruña a favor del candidato

Cada hora que pasa, cada comparecencia pública, parece más evidente que Alberto Núñez Feijoo no quiere pronunciarse sobre cuál es su opción para presidir el Partido Popular. El presidente gallego utilizó hoy el atril del Consello da Xunta como parapeto para esquivar cualquier pregunta sobre su posicionamiento, y advirtió a la prensa que tampoco van a existir comparecencias en nombre del partido hasta el inicio del congreso, mañana viernes a partir del mediodía. 

Sí aprovechó las preguntas sobre el relevo orgánico para agradecerle a Pablo Casado que haya expresado en varias ocasiones que su modelo de partido y de Gobierno es el del PPdeG y el de la Xunta de Feijoo, aunque evitó concretar si aceptaría el puesto «de relevancia» que le ha ofrecido el aspirante. En todo caso, recordó que él renunció a competir en esa misma carrera para dedicarse a Galicia, y se mostró dispuesto a colaborar con el partido «se non toca a axenda da Xunta. O iremos vendo», zanjó. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El organizador del congreso del PP recuerda que Aznar renunció a ser presidente de honor y trata con «desdén» al partido