Condenado un menor que acuchilló a su madre por su adicción a Internet

El adolescente granadino de 14 años cumplirá 17 meses de internamiento terapéutico

b.p.
redacción / la voz

Cada vez más jóvenes, e incluso niños, son incapaces de controlar su adicción a las nuevas tecnologías. Cuando esto sucede, pierden totalmente la noción y se les va la situación de las manos. Es el caso de este adolescente de tan solo 14 años, que asestó una puñalada a su madre en la mano después de haberse quedado sin conexión a Internet. Obcecado con el parón repentino de la línea que le impedía continuar jugando, ordenó a su madre que lo solventase, pero la mujer tenía que acudir a su puesto de trabajo. Para impedir su marcha el menor cogió un cuchillo de la cocina y se lo clavó en la mano.

Los hechos sucedieron el pasado enero, pero en el día de ayer el Juzgado de Menores número uno de Granada condenó a diecisiete meses de internamiento terapéutico al menor. Desde que sucedieron los hechos, el joven permanece en un centro para menores infractores, por lo que le quedarían diez meses de condena por cumplir. No obstante, el adolescente asumió su culpa y aceptó la pena impuesta por la Fiscalía.

El uso de las tecnologías tiene un claro lado oscuro. Algo evidente para Antonio Rial Boubeta, profesor de Psicología de la Universidade de Santiago de Compostela y experto en menores. Entiende que es necesaria una concienciación social de la magnitud de estas adicciones. «Igual que la gente entiende conductas fuera de control detrás del consumo de cocaína o alcohol, con las tecnologías pasa lo mismo», dice el profesor Rial.

Niños «gamers»

El 75 % de los jóvenes de 9 y 10 años en España obtiene de los videojuegos su principal canal de ocios. Unos pasatiempos que en gran medida incitan a la violencia y poseen un alto componente adictivo. Muchas veces los padres desconocen qué hacen sus hijos durante su tiempo libre, por lo que es fácil que acudan a plataformas que no favorecen a su educación. Antonio Rial entiende que se debe dejar de lado ese «buenismo paternal» y ejercer control sobre los hijos. No entiende a los padres que le dan un sentido de tabú a la palabra control. «Tienes que controlarlo porque eres responsable de su educación y salud», afirma el psicólogo. Según Rial Boubeta, el uso de las tecnologías es el primer problema a nivel de convivencia familiar y escolar en la actualidad. «Esto se debe a que desde las familias no se gestiona bien, al no darle la importancia y comprarle un móvil a un niño de 9 años», comenta.

«Igual que la gente entiende conductas fuera de control detrás del consumo de cocaína o alcohol, con las tecnologías pasa lo mismo»

La inexistencia de un principio de autoridad y disciplina es una de las causas de estas conductas. El menor nunca ha recibido un «no» por respuesta y es necesario acudir a un profesional. Para Antonio Rial, ese especialista tendrá una labor con el menor, pero también con los padres para cambiar su forma de actuar. «Hay que ofrecerles alternativas de ocio, ocupaciones.», comenta.

El Ministerio de Sanidad reconoce en la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024, el uso compulsivo de las nuevas tecnologías como uno de sus grandes retos. Sin embargo, para Rial Boubeta «no existen servicios públicos especializados para dar respuesta» a uno de los mayores problemas sociosanitarios.

Comentarios

Condenado un menor que acuchilló a su madre por su adicción a Internet