Maduro dispara la tensión con EE.UU. y Colombia tras un extraño atentado

PEDRO GARCÍA OTERO CARACAS / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

Miguel Gutiérrez | EFE

Crecen las dudas sobre la veracidad del ataque en un momento crítico para el Gobierno

06 ago 2018 . Actualizado a las 10:36 h.

Un día después de haberse cometido un supuesto atentado con drones contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, crece el escepticismo, al menos entre la clase política, de que el intento de magnicidio fuera real. Agencias internacionales de noticias señalan tener versiones del Cuerpo de Bomberos, según las cuales, la explosión de una bombona de gas causó el extraordinario nivel de alarma de la seguridad del mandatario y de los cadetes de la Guardia Nacional que lo escuchaban.

En dos cadenas nacionales de radio y televisión, primero el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y luego el propio Maduro, indicaron que dos drones cargados con explosivo C4 sobrevolaron las cercanías de la avenida Bolívar de Caracas, donde el mandatario daba un discurso a los cadetes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y fueron derribados por la seguridad del mandatario. Uno habría estallado cerca de un edificio ubicado a unos 500 metros del presidente.

En la transmisión televisiva del acto, que se interrumpió por los hechos, se escuchan claramente dos detonaciones y unas tomas finales en off en las que centenares de los guardias nacionales comienzan a correr en desbandada. Las únicas evidencias gráficas de algún daño físico son las de un funcionario de la GNB con un aparente golpe y algo de sangre en la cabeza; según la versión oficial, siete guardias nacionales resultaron con heridas leves.