Bruselas recuerda a Salvini que Italia recibe 2.500 millones de fondos de la UE para la mejora de infraestructuras

El ministro de Interior italiano relacionó el desplome del puente de Génova con los límites de gasto impuestos por la Comisión


La Comisión Europea ha recordado que Italia tiene asignados 2.500 millones de euros de fondos comunitarios para la inversión en infraestructuras durante el periodo 2014-2020, tras las declaraciones del ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, en las que culpa a la política de gasto europea del desplome de un puente de una autopista en Génova, un suceso en el que ya han fallecido 38 personas.

«Creemos que ha llegado el momento de aclarar algunas cosas. En el periodo 2014-2020 Italia va a recibir alrededor de 2.500 millones de los Fondos estructurales europeos para la inversión en redes de infraestructuras como carreteras y vías de ferrocarril», ha afirmado el portavoz de la institución comunitaria, Christian Spahr, quien además ha recordado que la Comisión ha animado a Italia durante estos años a que invierta en infraestructuras.

El portavoz europeo también ha puntualizado que «en abril de 2018 la Comisión aprobó de acuerdo con la normativa comunitaria para las ayudas de Estado un plan de inversiones para las autopistas de Italia» que permitirá que se inviertan alrededor de 8.500 millones en distintas carreteras, «incluyendo la región de Génova». «Para que conste, en base a las normativas fiscales acordadas los Estados miembros son libres de determinar sus prioridades políticas específicas, por ejemplo el desarrollo y mantenimiento de infraestructuras», ha dicho Spahr en rueda de prensa. Por último, Bruselas ha insistido en que Italia es «uno de los mayores beneficiarios de la flexibilidad del pacto de estabilidad y crecimiento», un acuerdo de los países de la UE en relación con su política fiscal y de déficit, por lo que esta situación «ha permitido a Italia invertir y gastar mucho más en los años recientes».

El líder de la Liga y ahora ministro del Interior del país alpino, Salvini, afirmó tras el suceso que «si las limitaciones externas (en referencia a los límites de gasto de la UE) nos impiden gastar para tener carreteras seguras y escuelas, realmente hay que cuestionarse si tiene sentido seguir estas reglas. No puede haber un intercambio entre las reglas fiscales y la seguridad de los italianos».

La polémica cena que no se suspendió

Mientras tanto en Italia, la opinión pública está escandalizada con que Salvini acudiese horas después del derrumbe a una cena de su partido en Mesina. Militantes de La Liga Norte compartieron en Facebook y Twitter imágenes de la velada con el ministro del Interior y la caminata posterior. Todo esto ocurría mientros los equipos de emergencia seguían trabajando en la zona. La oposición ya le ha pedido explicaciones. «'Los ciudadanos a quienes se confían funciones públicas tienen el deber de cumplirlas con disciplina y honor', reza la Constitución. Las imágenes de Salvini celebrando en horas dramáticas para Génova son una bofetada en el dolor de nuestro país y la negación de ese principio», critica el presidente del Partido Democrático, Matteo Orfini.

38 fallecidos

La Policía italiana ha rebajado este jueves a 38 la cifra de personas fallecidas por el derrumbe del viaducto en Génova, después de que el miércoles las autoridades elevasen a 39 los muertos como consecuencia de este siniestro, cuyas causas aún se investigan. Los servicios de emergencia trabajan entre los escombros en busca de más víctimas, por lo que no se descarta que el balance pueda variar en las próximas horas. Al menos 16 personas resultaron heridas, de las cuales nueve se encontraban el miércoles en estado grave. Además, el fiscal de Génova ha reconocido que «todavía podría haber diez o 20 personas desaparecidas».

El pequeño Samuele y sus padres, símbolo de una tragedia

M. Signo
Las vidas que truncó la tragedia de Génova Cuatro amigos que empezaban en Génova sus vacaciones con destino a España, un matrimonio y su hijo de ocho años, o dos turistas franceses veinteañeros... son algunas de las 38 vidas que se quedaron en el camino

Los muertos se elevan a 38, mientras los equipos de rescate siguen buscando desaparecidos

Italia comienza a poner cara a las 38 víctimas mortales ya identificadas de la tragedia. En su mayoría son de Génova, pero también de otras parte de Italia y de Francia, Albania, Colombia, Chile y Perú. Una familia ya es símbolo del horror que se vivió en el puente Morandi: Samuele, de 8 años, y sus padres, Roberto Robbiano y Ersilia Piccinino. Se dirigían a coger el ferri que les llevaba de vacaciones a Cerdeña cuando su coche cayó al vacío. Su vehículo estaba lleno de equipaje y juguetes de playa.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Bruselas recuerda a Salvini que Italia recibe 2.500 millones de fondos de la UE para la mejora de infraestructuras