Note9: cuando un pequeño lápiz digital justifica un smartphone premium

El nuevo S Pen permite disparar la cámara a distancia, pasar fotos o reproducir vídeo por control remoto o crear funciones personalizadas para las aplicaciones


«¿Quién quiere un stylus? Tienes que sacarlos, meterlos, los acabas perdiendo… ¡Nadie quiere un stylus!». Así hablaba Steve Jobs el 9 de enero del 2007, en la presentación del primer iPhone, antes de hacer una mueca de asco y seguir con la keynote. Una década después hasta Apple ha cedido a la realidad de que un lápiz digital puede ser una excelente herramienta (en el 2015 introdujo el Pencil para el iPad) y buena parte de la culpa la tiene Samsung, que apostó desde el lanzamiento del primer Galaxy Note, en el 2011, por un accesorio que ha ido mejorando en calidad y funcionalidades.

La última versión del phablet de la compañía coreana, el Galaxy Note9 (pronúnciese noutnain, si se quiere estar a la última) ha dado una vuelta de tuerca al S Pen, seña de identidad de la serie Note, y ha redefinido lo que es posible hacer con un smartphone. Lo que comenzó siendo un instrumento para escribir y dibujar se ha convertido en una poderosa herramienta que pone en manos de los usuarios más capacidad y control.

Ahora, este diminuto lápiz digital, que se integra a la perfección en la carcasa del Note9, dispone de conectividad Bluetooth LE (Low-Energy) y posibilita nuevas formas de utilizar el smartphone. Por ejemplo, basta con pulsar el botón integrado para hacer selfis y tomar fotos de grupo, sin necesidad de poner el temporizador de disparo, ni de alargar el brazo o usar un selfie stick, ya que podemos dejar el móvil apoyado en el suelo o en cualquier superficie y hacer la foto a distancia.

De la misma forma es posible conectar el Note9 a Samsung DeX (la base de sincronización vía HDMI con el ordenador o cualquier monitor) y, a continuación, abrir una presentación de fotos: con el S Pen podemos pasarlas una a una como si fuera una máquina de diapositivas. Y no solo imágenes de la galería, también los vídeos de YouTube se pueden reproducir, pausar o pasar al siguiente con este diminuto artilugio.

El usuario puede crear sus propias funciones personalizadas para el S Pen a través de los ajustes del Note9, que permite elegir cómo controlar las apps a través de su botón. Por ejemplo, un solo clic para activar la cámara, y doble clic para cambiar de la cámara principal a la delantera. Para finales de este año, los desarrolladores podrán integrar las funciones avanzadas del puntero digital en sus aplicaciones.

Las funciones de control remoto de S Pen alcanzan hasta 10 metros de distancia en espacios abiertos, aunque Samsung advierte que «el rendimiento está sujeto a las circunstancias del entorno». Cargarlo es tan sencillo como introducirlo dentro del móvil y ofrece 30 minutos de autonomía en tan solo 40 segundos.

Al margen de estas novedades, el S Pen sigue siendo una herramienta excelente para dibujar y diseñar sobre la pantalla, con una sensibilidad y nivel de respuesta mejorados. Su punta de 0,7 milímetros y sus 4.096 niveles de presión ofrecen un trazo preciso y una sensación muy natural, casi como escribir sobre un papel. Quizá, para este tipo de tareas, se echa de menos la antigua pantalla formato 16:9 que ofrecía una mayor superficie horizontal.

Se pueden tomar notas con la pantalla apagada y sin desbloquear el smartphone. Luego se graban en el menú AOD (Always On Display) o en la app Samsung Notes. En combinación con AR Emoji también es posible crear doodles o editar los propios emojis.

MEJOR CÁMARA

El S Pen es la punta de lanza de un terminal que estrena también mejoras en la cámara (posterior con doble objetivo de 12 + 12 megapíxeles, estabilizador óptico y apertura f/1,5, y frontal de 8 megapíxeles y apertura f/1,7). Utiliza inteligencia artificial para identificar los elementos de una foto tales como la escena y el sujeto y los clasifica automáticamente entre veinte de categorías, para optimizarlos instantáneamente según la que corresponda.

Si el disparo no es acertado y hay algún fallo en la fotografía, el usuario verá una notificación: por ejemplo, si la imagen está borrosa, el sujeto cierra los ojos, el objetivo está sucio o si la luz de fondo afecta a la calidad de la imagen.

BATERÍA

El Note9 ha aumentado la batería a los 4.000 mAh, la mayor que se ha incorporado en un dispositivo Galaxy. Supone un paso adelante y la confianza total de la marca en su nuevo proceso de fabricación, integración y control de seguridad de este componente tan sensible, después de los problemas de fiabilidad que dieron las baterías del Note 7 y que obligaron a retirar este modelo del mercado hace dos años.

El año pasado, por prudencia más que otra cosa, Samsung dotó al Note8 de una batería mucho más pequeña con 3.300 mAh (el tamaño de la pantalla era solo 0,1 pulgadas más pequeño). Ahora vuelve a la normalidad con una capacidad de las celdas Li-on que permite utilizar el smartphone durante todo el día a pleno rendimiento: desde comunicarse, crear y consumir contenidos a jugar y ver películas de la mañana a la noche.

MEMORIA Y PROCESADOR

El Galaxy Note9 está disponible con 128 GB o con 512 GB de espacio de almacenamiento, el primero con 6 GB de RAM y el segundo con 8 GB. La bandeja para tarjetas extraíbles microSD es capaz de gestionar hasta un 1 TB.

En cuanto al procesador, incorpora la máxima velocidad de transmisión de datos disponible en el mercado: hasta 1,2 gigabits por segundo. El fabricante coreano ha incorporado un sistema de refrigeración carbono-agua desarrollado por él mismo y un algoritmo basado en inteligencia artificial (IA) que ajusta el rendimiento óptimo en cada momento.

BLOQUEO BIOMÉTRICO

Al margen de esta mejoras, el Note9 eleva el tamaño de la pantalla Super AMOLED hasta las 6,4 pulgadas con resolución Quad HD + (2.960 x 1.440 píxeles) con una definición de 516 puntos por pulgada. Mantiene la clasificación IP68 de resistencia al polvo y al agua (inmersión en hasta 1,5 metros de agua dulce durante 30 minutos) e incorpora varios tipos de bloqueos biométricos (escáner de iris, huellas dactilares, reconocimiento facial) que lo distinguen frente a su principal rival, el iPhone X, que solo se puede desbloquear con la mirada.

El lector de huellas se ha situado ahora de forma centrada en la parte trasera, lo que hace más fácil localizarlo. Esta es una de las pocas concesiones hechas a un diseño continuista, junto a un mayor biselado de los bordes que permite un agarre más seguro, aunque la mayoría de los usuarios protegerá el Note9 con una funda.

La carga rápida inalámbrica, los servicios como Samsung Health y Samsung Pay, la plataforma de seguridad de grado militar Knox y los auriculares estéreo AKG con manos libres, incluidos en la caja, son otros argumentos que esgrime un smartphone premium que vuelve a superar la barrera psicológica de los mil euros: 1.008 para la versión de 128 GB y 1.259 para la de 512 GB. Precios que muchas personas no están dispuestas a pagar, mientras que, para otras, la sola presencia de un elemento exclusivo como el S Pen los justifica sobradamente.

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

Note9: cuando un pequeño lápiz digital justifica un smartphone premium