El Govern pide en la Diada la libertad de los políticos en prisión y a Sánchez «una solución política»

El mundo soberanista busca exhibir fortaleza con otra movilización multitudinaria

Comienzan los actos de la Diada con la ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova Torra y Colau han sido los primeros en desfilar delante de la figura del histórico político

Barcelona

Decenas de miles de personas se han concentrado este martes a lo largo de la avenida Diagonal de Barcelona para participar en la gran «ola sonora» planificada por la ANC para esta Diada del 11 de septiembre con el fin de reivindicar la «república catalana», la libertad de los «presos políticos» y el retorno de los «exiliados». El mundo soberanista busca exhibir fortaleza con otra movilización multitudinaria que, en esta ocasión, cruza la ciudad atestada de banderas esteladas, lazos amarillos y camisetas fluor de color coral.

Pasadas las cinco de la tarde, y siguiendo las indicaciones del actor Toni Albà desde un escenario, los manifestantes han guardado tres minutos silencio -alterados por algunos gritos en favor de la independencia- y exactamente a las 17.14 horas se ha lanzado un cohete cuyo estallido ha marcado el inicio de la acción.

Horas antes, la portavoz del Govern, Elsa Artadi, exigía la libertad inmediata de los presos soberanistas y reclamaba al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una «solución política a un reto político» como el que hay en Cataluña. En declaraciones a los medios tras la ofrenda del Govern ante el monumento de Rafael Casanova, ha confiado en que la manifestación independentista con motivo de la Diada demostrará que en Cataluña hay al menos dos millones de personas «determinadas a ejercer el derecho a la autodeterminación».

Preguntada por la simbología independentista en las calles, Artadi ha defendido que Cataluña es un modelo de convivencia y que sus calles no tienen que ser neutrales sino «plurales».

Colau denuncia las «ausencias» de los políticos presos

La alcaldesa de Barcelona, por su parte, ha denunciado las «ausencias» de los líderes independentistas en prisión en la celebración de la Diada, y ha advertido de que «será imposible» recuperar la «normalidad» en Cataluña mientras se produzca esta situación. 

En declaraciones a los medios, Ada Colau ha querido dedicar sus únicas palabras, como «cargo institucional» y por «obligación», a hacer mención de los dirigentes soberanistas en prisión. «En clave estrictamente democrática, y precisamente porque es la Diada, mi obligación es denunciar las ausencias de los líderes independentistas en prisión, que hoy no tienen voz», ha dicho Colau, quien lucía un lazo amarillo en la solapa.

Minutos de tensión en la ofrenda floral

La tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova en Barcelona vivió a primera hora de este martes minutos de tensión cuando algunos participantes bloquearon el paso a la delegación de la ultraderechista Plataforma per Catalunya (PxC), al grito de «Fuera fascistas de nuestros barrios». Sobre las nueve de la mañana, una docena de miembros de PxC se preparaba para hacer su ofrenda en la cola de delegaciones de instituciones, partidos y entidades, con banderas con la cruz de Sant Jordi, una bandera española y una «senyera», cuando a su alrededor arreciaron los gritos en contra de su presencia.

Desde Twitter, la concejal de la CUP en Barcelona Maria Rovira advirtió: «Plataforma per Catalunya no se manifestará impunemente un día como hoy. ¡Una vez más será la autoorganización popular quien los echará! ¿Dónde están los cuerpos de seguridad (Mossos y Guardia Urbana) que deberían velar por una ciudad de derechos? Vergüenza. ¡Viva la organización antifascista!».

Agentes de los Mossos conformaron entonces un cordón de seguridad para conducir a los miembros de PxC a uno de los laterales de la Ronda de Sant Pere con la calle Méndez Núñez, lejos de los participantes que los increpaban, para acercarlos a la zona de ofrendas.

Los comunes piden un referendo «pactado y vinculante»

La portavoz de CatComú en el Parlament, Jèssica Albiach, reclamó este martes un «referendo pactado, vinculante y con reconocimiento internacional» porque cree que es el mejor camino para solucionar la situación en Cataluña. En declaraciones tras la ofrenda, pidió al presidente del Gobierno que retire los recursos presentados ante el Tribunal Constitucional (TC) contra leyes sociales, y al Govern que empiece a hacer políticas sociales.

Para Albiach, la Diada de este año es excepcional, por la situación de los políticos encarcelados -cuya libertad pide-, pero también porque se ha conseguido «echar fuera al Gobierno del PP», lo que, según ella, contribuye a recuperar la normalidad democrática en Cataluña.

Los antiindependentistas evitan hoy Barcelona para distanciarse de la Diada más «sectaria»

MERCEDES LODEIRO

Se desentienden de la celebración hartos de sentirse presionados

La Diada no es lo que era. La fiesta nacional de Cataluña, después de un intenso y crispado año de desafío independentista, en la política y en la calle, es cualquier cosa menos una fiesta. Los secesionistas apuran las horas para arengar a los catalanes para que inicien hoy una gran movilización con la asistencia a la manifestación convocada por la ANC, como acto de fuerza para pedir la ruptura con España y la puesta en libertad de los políticos en prisión preventiva por el desafío secesionista. Los partidos constitucionalistas (C’s, PSC y PP) informan a sus seguidores de que no acudirán a esa convocatoria «que no interpela a todos los catalanes» (Jaume Durall, Podem Catalunya), que es un «aquelarre independentista» (Carlos Carrizosa, C’s) y un acto «sectario de la mitad de los catalanes» (Jaume Collboni, PSC).

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Govern pide en la Diada la libertad de los políticos en prisión y a Sánchez «una solución política»