Torra pidió por carta al papa y a Trump que mediaran por el referendo

El PDeCAT quiere que Sánchez detalle el miércoles en el Congreso cómo piensa encauzar el conflicto con Cataluña


La carta que Quim Torra envió ayer a Pedro Sánchez no es la única que el presidente de la Generalitat ha remitido al presidente del Gobierno en los últimos días. Antes, el pasado 26 de septiembre, le mandó una misiva escrita en inglés con copia a varios líderes internacionales, entre ellos el papa y Donald Trump, según publica hoy elPeriódico, pidiéndoles que mediaran a favor de un referendo de autodeterminación en Cataluña. También fue enviada una copia a los gobiernos de la Unión Europa y a los presidentes de China, Ucrania y Kosovo.

Además, este jueves el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, ha registrado una pregunta en la que pide a Sánchez que detalle el próximo miércoles en la sesión de control al Gobierno «cómo piensa encauzar democráticamente el conflicto entre Cataluña y las instituciones del Estado».

Por su parte, el presidente catalán pide a Sánchez en su misiva que autorice a su Ejecutivo a abrir una mediación «sin precondiciones» y considera que la brecha que separa las posiciones del Estado y las de la Generalitat «no son infranqueable», informa elPeriódico. 

Quim Torra explica que la parte catalana «no se centra en conseguir la independencia inmediata» sino que el objetivo es garantizar el respeto a la voluntad de la mayoría de los catalanes «a través de un referendo legal, vinculante y justo, en el que ambas partes se comprometen a acatar el resultado». El jefe del Ejecutivo catalán también habla de los políticos en prisión y propone a Sánchez que la Fiscalía retire los cargo o, como mínimo, que levante sus objecciones para que los encarcelados salgan de prisión preventiva. «A condición de que los nueve (líderes en prisión o huidos en el extranjero) hayan sido puestos en libertad, el bando catalán está listo para explorar todas las opciones posibles con Madrid», escribe.

En la carta el presidente catalán plantea la posibilidad de «uno o más mediadores institucionales y observadores». Además le pide al presidente del Gobierno que confirme por escrito y lo antes posible si está dispuesto a negociar y a poner en marcha  «conversaciones de proximidad para definir la logística y las modalidades de todo el proceso».

Finaliza pidiendo, «por el bien de todos, una transición acordada». 

El ultimátum de Torra se desinfla

Mercedes Lodeiro

El desmarque de ERC y la falta de apoyo incluso entre los suyos hacen que el presidente catalán, a quien en la CUP incluso ven ya como una barrera, deje de hablar de plazos

El debate de política general en el Parlamento catalán sirvió para amplificar lo contrario de lo que pretendían los independentistas. No su fortaleza, sino su profunda división. Cada día más evidente, y que ya ni siquiera se esfuerzan en ocultar. Y sirvió también para evidenciar, de un lado, el aislamiento de Quim Torra y, de otro, el hundimiento de su ultimátum al Gobierno. Ni 24 horas duró, forzado por el desmarque de sus propios socios, el ataque de la CUP y el portazo del Ejecutivo. La rectificación de Torra tuvo una vía doble: con una carta a Pedro Sánchez en la que le insta a dialogar, pero sin plazos ni amenazas, y, en la misma línea, con una propuesta de resolución de Junts per Catalunya y de ERC que apuesta por una negociación con el Gobierno para pactar un referendo, pero nuevamente sin el plazo fijo que había marcado el día anterior el presidente catalán.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Torra pidió por carta al papa y a Trump que mediaran por el referendo