Torra y Aragonès garantizan la «unidad» del Govern hasta las sentencias del «procés»

Junts y ERC se «conjuran» para «fortalecer» el pacto de legislatura tras la crisis escenificada ayer en el Parlament


Redacción

Después del esperpento vivido ayer en Cataluña por la guerra entre los partidos independentistas, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, han garantizado hoy la unidad del Govern como mínimo hasta las sentencias del «procés» en el Tribunal Supremo, que serán un «punto de inflexión» en la legislatura. Ambos han comparecido juntos para dar una imagen de unidad tras el conflicto escenificado en el Parlament. 

«Este Gobierno gobierna desde el primer día, es un Gobierno fuerte, está unido, y hoy reforzamos este compromiso de unidad y garantizamos esta unidad hasta, como mínimo, el día de las sentencias», ha dicho el jefe del Ejecutivo catalán.

Torra y Aragonés han asumido hoy las dificultades para mantener el acuerdo de Govern, que ven mejorable, por lo que se han conjurado a «fortalecer» el pacto que sostiene al Ejecutivo. Ambos se han comprometido a «reforzar el acuerdo estratégico de legislatura» de JxCat y ERC, más allá de sus «discrepancias legítimas», tras constatar que sus «mecanismos de coordinación son mejorables».

El presidente de la Generalitat ha mantenido su ultimátum de noviembre como límite para retirar el apoyo al Gobierno en el Congreso, mientras que el vicepresidente, Pere Aragonès, ha supeditado mantener el respaldo a la actuación del Ejecutivo de Pedro Sánchez con Cataluña, pero sin mencionar ningún plazo, informa Europa Press.

Torra ha dicho que todavía no ha recibido una respuesta formal de Sánchez, aunque la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, reaccionó al instante negando la posibilidad de negociar un referéndum de autodeterminación.

Quim Torra ha insistido en su voluntad de «mantener siempre la puerta abierta del diálogo», pero ha subrayado que el plazo hasta noviembre sigue vigente.

Al ser preguntado sobre si ERC comparte la estrategia de fijar un límite temporal para que Sánchez de satisfacción a las demandas del presidente catalán, Torra ha respondido: «La comparecencia conjunta ya responde a su pregunta».

Al preguntárselo a Aragonès, el vicepresidente ha advertido de que el apoyo en el Congreso estará en riesgo «si el Gobierno mantiene la línea de continuidad» de acción con el anterior Ejecutivo sobre cuestiones como los procesos penales contra dirigentes políticos y debatir sobre el derecho a la autodeterminación.

«No se puede pedir a los diputados del Congreso que representan a los partidos que den una estabilidad gratis si no cambian los elementos más graves que tenemos sobre la mesa», ha añadido, según recoge Europa Press.

Torra y Aragonès han comparecido esta mañana una rueda de prensa tras la reunión que han mantenido en el Palau de la Generalitat desde las diez de la mañana después de que este jueves quedara pospuesta la última sesión del Debate de Política General del Parlament, que ayer vivió una jornada de caos, por la polémica entre ambos partidos sobre cómo aplicar las suspensiones de los diputados dictadas por el Tribunal Supremo.

El pleno del Parlament, que qudó ayer suspendido, se reanudará el martes a las tres de la tarde con el debate y votación de las propuestas de resolución del Debate de Política General, según fuentes parlamentarias.

«Preocupación» en el Gobierno

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha asegurado hoy, informa Europa Press, que el Ejecutivo «actuará en consecuencia» si el Parlament catalán adopta decisiones contrarias a la Constitución y ha reconocido su «preocupación» por el discurso del president Quim Torra y la paralización de la actividad parlamentaria en Cataluña.

«El independentismo está sufriendo una crisis importante y arrastra en su deriva a toda Cataluña», ha censurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La guerra en el secesionismo bloquea Cataluña

Cristian Reino

Las discrepancias entre Junts y ERC sobre la fórmula para acatar la orden de Llarena llevan al Parlamento catalán al caos y amenazan ya con una ruptura que desemboque en elecciones

Al independentismo le van las emociones fuertes. Un acuerdo de última hora suscrito entre Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra sobre cómo aplicar la suspensión de los cuatro diputados neoconvergentes decretada por el juez Llarena salvó inicialmente la celebración del pleno y la legislatura. El pleno, sin embargo, fue aplazado cuando se había anunciado su inicio para la tarde. La jornada dejó una vez más al descubierto el enfrentamiento a cara de perro que libran JxCat y ERC por la hegemonía del soberanismo, y dejó el pacto de gobierno entre ambos herido de muerte. El presidente de la Generalitat y su Gobierno están desde este jueves en una situación de extrema debilidad. Los independentistas salvaron este jueves un match-ball, pero los incendios se le acumulan a Quim Torra, que a partir del 27 de octubre ya podrá disolver la Cámara y las elecciones podrían celebrarse a partir del 21 de diciembre. «Esto ya no se sostiene, vamos a elecciones», precisaron este jueves diputados de varias formaciones. Torra está en la cuerda floja y en el Parlamento catalán incluso se especuló durante todo el día con que el de este jueves sería su último día como presidente de la Generalitat. Fuentes de la Presidencia de la Generalitat, no obstante, negaron que Torra amenazara con dimitir para forzar un acuerdo entre las partes.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Torra y Aragonès garantizan la «unidad» del Govern hasta las sentencias del «procés»