La ola de asesinatos de periodistas dispara las alarmas en la UE

cristina porteiro / María Signo BRUSELAS / ROMA / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

DIMITAR DILKOFF | afp

Las víctimas investigaban casos de corrupción en Bulgaria, Eslovaquia y Malta

09 oct 2018 . Actualizado a las 07:52 h.

La Unión Europea, antiguo remanso de paz donde no se mataba por informar, ya no es un lugar seguro para los periodistas. Lo que parecía un coto exclusivo de las dictaduras se ha abierto paso por la UE. Hoy es más peligroso que ayer denunciar las corruptelas de las élites políticas y empresariales. La deriva antidemocrática en algunos países europeos está provocando una pérdida progresiva de la libertad de expresión y los derechos civiles. Un caldo de cultivo perfecto para la persecución de las voces discordantes.

La violación y asesinato de la comunicadora búlgara, Viktoria Marinova, el sábado en la ciudad de Ruse ha sacudido a Bruselas. La salud democrática en la UE está enviando señales preocupantes y eso ha puesto la piel de gallina a las autoridades comunitarias que asisten con impotencia a una ola de asesinatos sin precedentes. En menos de un año hasta tres periodistas fueron salvajemente ejecutados. Las tres víctimas tenían algo en común: investigaban supuestos casos de corrupción en sus respectivos países.

«Estoy conmocionado. De nuevo una periodista valiente ha caído en lucha por la verdad y contra la corrupción», lamentó el vicepresidente de la Comisión, . Bruselas ha exigido a las autoridades búlgaras que investiguen «de forma urgente y en profundidad» el caso para aclarar si el asesinato está vinculado a su trabajo. Y es que hace solo una semana que Marinova reveló en su programa Detector de Mentiras el supuesto uso fraudulento de fondos estructurales europeos en Bulgaria. El país figura en el puesto número 111 de la lista de Reporteros Sin Fronteras sobre la libertad de expresión y el ejercicio de la profesión periodística. El portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, confirmó ayer que trasladaron a la la Oficina Antifraude Europea (OLAF) todas las sospechas, aunque el organismo ya estaría investigando el caso desde el mes pasado.