Sin rastro de Artur, el niño de 5 años desaparecido en las riadas registradas en Mallorca

Los reyes acudirán al funeral que se celebrará en Manacor el próximo miércoles


agencias / mallorca

Llorenç y el resto del Levante de Mallorca azotado por las lluvias del 9 de octubre avanzan y se ultiman las ayudas estatales y autonómicas para los afectados, pero Artur, el niño de 5 años arrastrado por la riada, sigue sin aparecer. Alrededor de 300 especialistas del Ejército, la Guardia Civil y los bomberos rastrearon ayer diez puntos del cauce del torrente desbordado, bucearon en la zona de la desembocadura en busca del cuerpo o de cualquier rastro, navegaron en embarcaciones frente a la desembocadura y sobrevolaron la zona con tres helicópteros. «No hemos encontrado ningún rastro de Artur», lamentó el director general de Emergencias del Gobierno balear, Pere Perelló, que subrayó que más allá de la recuperación de la normalidad material de la comarca, la prioridad es encontrar al niño, cuya madre es una de las doce víctimas mortales confirmadas de la catástrofe. «No nos planteamos otra cosa que tirar hacia adelante y buscar donde no hemos buscado, o volver a repasar lo que hemos mirado ya», recalcó.

Los reyes, en el funeral

Los reyes, que ya visitaron el viernes Sant Llorenç para mostrar su solidaridad con las víctimas, asistirán al funeral que se celebrará en Manacor el próximo miércoles a las 19.00 horas, según informó la Casa del Rey.

Por su parte, el Gobierno balear, en colaboración con los ayuntamientos de la comarca y el Consejo de Mallorca, ultima la evaluación de daños para aprobar a partir de esta semana seis líneas de ayudas para las personas afectadas por las inundaciones, aportaciones autonómicas que serán compatibles con las subvenciones estatales y los seguros.

La portavoz del Gobierno regional, Pilar Costa, explicó ayer que el Ejecutivo autonómico celebrará en los próximos días una reunión extraordinaria en la que aprobará o iniciará los trámites para poner en marcha ayudas para los familiares de fallecidos, los propietarios de coches dañados, los dueños de viviendas anegadas, los empresarios y comerciantes, los agricultores y los vecinos con necesidades sociales urgentes a consecuencia de la riada del martes. Ayer regresaron a las clases unos 1.500 alumnos de los cuatro colegios de la zona que permanecieron cerrados la semana pasada tras las catastróficas lluvias torrenciales, unos estudiantes que, junto a sus familias y los profesores, cuentan con la asistencia de un equipo de psicólogos que les ayudan a afrontar el trauma de la riada.

Comentarios

Sin rastro de Artur, el niño de 5 años desaparecido en las riadas registradas en Mallorca