El CIS dispara al PSOE y coloca al PP como tercera fuerza detrás de Ciudadanos

Los socialistas siguen a la cabeza del nuevo barómetro mensual del instituto público


Duro golpe del CIS al Partido Popular, que cae a la tercera posición en estimación de voto con un 18,2 % de los apoyos tras el «sorpasso» de Ciudadanos. La formación liderada por Albert Rivera se sitúa segunda, obteniendo un 21 % de los apoyos. El PSOE repite como primera fuerza por tercera encuesta consecutiva y alcanza su máximo en lo que va de año, con un 31,6 %. Unidos Podemos, más la suma de sus confluencias, continúa su mejora y logra un 17,3 %, a solo nueve décimas del PP.

El voto directo en la encuesta, eliminando los cálculos posteriores del centro -la popularmente llamada «cocina»-, mantiene líder al PSOE con un 21,7 % de los votos. Ciudadanos es segundo con un 15,3 % y el Partido Popular consigue el 12,6 %. El grupo confederal de Unidos Podemos tiene aquí el 12,1 %, a medio punto de los populares. 

Las entrevistas se realizaron en los primeros días de octubre, coincidiendo con el primer aniversario del referendo del 1 de octubre, y semanas después de la dimisión de la exministra de Sanidad, Carmen Montón, por las irregularidades en su máster. Esa semana se confirmó la sentencia de las 'tarjetas black', que supuso la orden de ingreso en prisión del exvicepresidente Rodrigo Rato. Susana Díaz también comunicó entonces un adelanto electoral en Andalucía para diciembre de este año.

Las constantes aguas revueltas de la política española arrastraron a Vox al escaparate público en esas fechas, con un lleno histórico en el pabellón madrileño de Vistalegre. La formación ultraderechista entró en el barómetro de julio, atribuyéndose entonces un 0,5 % de la intención de voto. Tres meses después, el partido liderado por Santiago Abascal firma un 1,3% y no consigue desbancar a Pacma como la opción política sin representación en el Congreso más respaldada.

En la anterior encuesta del CIS, correspondiente al mes de septiembre, el PSOE logró su mejor dato en los últimos años con un respaldo del 30,5%. Los socialistas sacaban así cerca de diez puntos al Partido Popular. Pablo Casado logró un 20,8% de los apoyos en su primer barómetro como presidente del partido. Muy cerca Ciudadanos, manteniéndose en el tercer puesto con un 19,6 %, mientras que Unidos Podemos y sus confluencias lograron un ligero incremento respecto a la encuesta de agosto para llegar al 19,6 %. 

A diferencia del barómetro de septiembre, en esta ocasión se incluye la valoración de los miembros del Gobierno. El ministro con mejor nota es Pedro Duque, seguido por Fernando Grande-Marlaska y Josep Borrell, aunque ninguno llega al aprobado. La peor valoración es para Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo. 

En el Congreso, el líder con mejor puntuación es Joan Baldoví, de Compromís, con um 4,75. Pedro Sánchez obtiene un 4,16, frente al 3,81 de Albert Rivera, un 3,29 de Pablo Iglesias y el 3,25 de Pablo Casado.

Mínimo histórico de En Marea

La encuesta otorga a En Marea su resultado más bajo en estimación de voto desde que entró en el barómetro del CIS en abril del 2016, cuando se le atribuía un 1,7 % de los apoyos. En las elecciones de junio obtuvo un 1,4 %, que le sirvieron para entrar en el Congreso con 5 diputados.

Tras recuperar en septiembre una estimación de voto superior al punto, la formación liderada en Galicia por Luís Villares cae ahora a prácticamente la mitad, con un 0,6 %. La encuesta debe tomarse con precaución, ya que la muestra es de solo 196 entrevistas en Galicia, el único espacio territorial donde En Marea puede cosechar resultados electorales. El BNG no figura en los indicadores del CIS desde octubre del 2015. 

La formación logró mantenerse estable por encima de la barrera del 1,2 %, hasta experimentar un severo retroceso en julio del 2018, el primer barómetro tras la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. Pese a la recuperación de septiembre, que seguía por debajo del umbral recogido en las encuestas previas, el CIS vuelve a dar un resultado negativo para En Marea.

 

Crispación política

El barómetro de octubre incluye como novedad un apartado de preguntas sobre la «crispación y tensión política» en el país. Un 64,2 % de los encuestados responde que «hay mucha crispación», mientras que solo un 3,1 % asegura que ve «poca». Más de la mitad atribuyen el actual clima a los políticos y a los partidos, mientras que un 13,6 % señala a los medios de comunicación. 

La tercera cuestión pide a los entrevistados que indiquen qué partido político genera mayor crispación. Un 27,3 % apunta al Partido Popular, lejos de Ciudadanos, la segunda opción con un 7,1 %. El 27,8 % reconoce que son los partidos políticos quienes contribuyen más a este malestar.

Y si hay que apuntar a un responsable, ese es Pablo Casado para los encuestados por el CIS. El líder popular es, con un 17,5 % de las respuestas, quien causa mayor crispación política en este momento. Le sigue Iglesias (11 %), Rivera (9,9 %) y Pedro Sánchez (9,8 %). En el listado también aparece Mariano Rajoy, alejado de los focos desde el congreso extraordinario del PP que eligió a su sucesor, con un 1,1 %. 

Ciudadanos ya lo sabía

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha reconocido que los resultados del barómetro no le sorprenden. En rueda de prensa en el Congreso, Villegas ha afirmado que el CIS «sigue siendo una broma en manos de Tezanos y en manos del sanchismo» y ha lamentado que, al estar financiado con dinero público, todos los españoles le estén «pagando la estrategia al señor (Pedro) Sánchez», recoge la agencia Europa Press. «No tiene ningún tipo de credibilidad», ha concluido.

El Partido Popular, principal perjudicado por la encuesta, acusa al PSOE de haber «destrozado la credibilidad» del CIS. Así lo ha condenado este jueves Teodoro García Egea, secretario general del PP, en un mensaje publicado en Twitter.

«Con estos resultados tan fantásticos para el PSOE», al presidente del Gobierno «le debe faltar tiempo para convocar elecciones», ha ironizado Marta González, vicesecretaria general del PP.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha dicho que la nueva subida de su partido en el CIS, hasta el 31,6 % en estimación de voto, refleja su capacidad para gobernar y que, ni el Ejecutivo, ni los ciudadanos se han dejado llevar por el «ruido». «Este Gobierno tiene mucho futuro», ha apostado Lastra.

La defensa del nuevo sistema

La llegada de José Félix Tezanos a la presidencia del CIS supuso, fundamentalmente, dos cambios cruciales en los barómetros: la supresión de la denominada «cocina» con la eliminación del recuerdo de voto de la ecuación y la publicación mensual del interés político, como venía haciéndose antes de la llegada de José María Aznar a la Moncloa. La modificación coincidía con un ascenso de seis décimas para los socialistas, que desde la anterior encuesta habían sufrido la dimisión del exministro de Cultura Màxim Huerta. Los resultados de la encuesta hicieron cuestionar la nueva metodología. Tanto, que el propio CIS emitió un comunicado para justificarla. «Aquí reina la tranquilidad y el rigor científico más absoluto. No hay que confundir el ruido con la realidad», respondió Tezanos en una entrevista a El País.

La nota informativa del centro subraya que el nuevo modelo de proyección «evita eso que se llama cocina». Según el CIS, los barómetros recogen ahora «lo que opina y dice directamente la población encuestada», añadiendo que de esta forma no se produce «ninguna distorsión ni reelaboración no explicada». La nueva metodología, continúa la nota, recoge el voto directo y se imputa como posible voto añadido «lo que los propios encuestados declaran sobre el partido con el que más simpatizan».

El resultado de estimación de voto coloca por encima a los partidos «que tienen más intención de voto y más simpatías» generan. El tamaño de la muestra, a partir de septiembre, también aumenta para que los datos «sean más representativos y más fiables».

Casado se reafirma en que Sánchez es «responsable» del golpe secesionista

Gonzalo Bareño

Populares y socialistas aumentan el clima de tensión política tras la salida de Rajoy

El grado de tensión política que hace cinco meses condujo a que por primera vez en democracia triunfara una moción de censura no ha disminuido. Al contrario. Va en aumento. Lejos de apaciguar el clima parlamentario, el desalojo de la Moncloa de Mariano Rajoy, cuya figura provocaba un fuerte rechazo en el resto de fuerzas, ha dado paso a una situación de máxima crispación, que tuvo su punto culminante el pasado miércoles, cuando el líder del PP, Pablo Casado, acusó al presidente del Gobierno de ser «partícipe y responsable» del golpe independentista. La airada reacción de Sánchez no ha hecho mella en el presidente popular, que no rehúye el escenario de máxima confrontación y ayer se reafirmó en sus ataques, ni en su partido, que cerró filas con él.

Seguir leyendo

Comentarios

El CIS dispara al PSOE y coloca al PP como tercera fuerza detrás de Ciudadanos