Rajoy inaugura un hotel en Sevilla, pero no va al acto del PP

Casado equipara a sus dos antecesores en el aniversario del 27 de octubre


MAdrid / LA Voz

El 23 de mayo del 2018, Mariano Rajoy lograba aprobar los Presupuestos en el Congreso. Su liderazgo en el PP era entonces absoluto e incontestable. Y aquel aparente triunfo parlamentario lo reforzaba aún más. Nadie en el partido discutía su estrategia ante el desafío independentista en Cataluña. Cinco meses después, Rajoy es ya historia en el PP. La nueva dirección no parece echarle de menos. Y él tampoco parece muy interesado en reforzar a su heredero, porque Pablo Casado se muestra más próximo a las posiciones de José María Aznar, muy critico con la gestión del expresidente del Gobierno. La expresión máxima de ese desencuentro es que Rajoy no asistió ayer a la reunión Interparlamentaria del partido que Casado inauguró en Sevilla, pese a encontrarse en la capital andaluza tras asistir a la apertura de un hotel situado a escasos metros del centro de convenciones en el que los populares arropaban a su candidato a la Junta, Juan Manuel Moreno.

Lo cierto es que Casado situó ayer en un mismo plano a sus dos antecesores diciendo que «Aznar paró el plan Ibarretxe y Rajoy paró el plan Puigdemont», evitando así respaldar exclusivamente a Rajoy el día en que se cumplía un año de la declaración unilateral de independencia en Cataluña, aunque fuera a costa de equiparar dos situaciones que nada tienen que ver. Desde hace tiempo, tanto Casado como otros líderes del PP empiezan a deslizar declaraciones en el sentido de que el suyo es un «nuevo PP», que nada tiene que ver con el de Rajoy. El mensaje que se quiere transmitir es que los secesionistas tienen más que temer con Casado. El hecho de que el nuevo líder prometa aplicar «un 155 duro» si llega al Gobierno lleva implícita una crítica a la forma en la que lo aplicó Rajoy. Ayer, sin embargo, Casado insistió en que aplicará el 155 «en toda su extensión necesaria», pero prefirió centró sus criticas en Pedro Sánchez, al que acusó de gobernar con «golpistas» y en el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. «Si aquel 155 fue instrumental para convocar elecciones fue porque lo exigía Ciudadanos», señaló el presidente popular, que explicó también que si el 155 de Rajoy «no tocó TV3, la dirección de los Mossos o la Educación fue porque lo impuso el PSOE».

Un año después de la aplicación del 155, la unidad constitucionalista está muerta

Gonzalo Bareño

PP, PSOE y Ciudadanos, están más divididos que nunca ante el desafío secesionista

La declaración de independencia unilateral formulada en el Parlamento catalán el 27 de octubre del 2017 por el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, abrió una crisis política sin precedentes, pero forjó también lo que parecía un sólido frente de los tres partidos constitucionalistas. PP, PSOE y Ciudadanos respondieron de forma unánime a ese desafío aprobando la aplicación, por primer vez en democracia, del artículo 155 de la Constitución, que condujo a la destitución de todo el Gobierno de la Generalitat y a la intervención de facto de la autonomía.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Rajoy inaugura un hotel en Sevilla, pero no va al acto del PP