Theresa May descarta dimitir a pesar de la oleada de renuncias por el acuerdo del «brexit»

La primera ministra de Reino Unido ha asegurado que siente que sus socios «tengan que dimitir», pero defiende que la causa que ella persigue «es la más correcta»


Theresa May no dimite. La premier ha comparecido ante los medios para defender su gestión ante el reto del brexit y explicar algunas de las medidas más importantes del pacto alcanzado con sus antiguos socios europeos. Unas disposiciones que, asegura, son las mejores para el pueblo británico. Sostiene la premier que sus ministros tienen la libertad de hacer «lo que crean correcto», pero ella se mantiene: «La causa que persigo es la más correcta».

Entiende que «algunos no estén contentos». Pero la primera ministra de Reino Unido ha querido mandar un mensaje claro a los dimitidos: «Este acuerdo cumple con lo que votó el pueblo británico», y va un paso más allá al defender que el texto pactado con Europa «beneficia al pueblo británico». Por ello, May ha pedido a los suyos unidad: «Solo podemos conseguirlo si mantenemos la unidad en el gabinete de ministros».

A pesar de su discurso firme, sobre la comparecencia de prensa sobrevolaba la sombra de la moción de confianza, que en las últimas horas ha ido cobrando fuerza. Preguntada por uno de los periodistas sobre esta posibilidad, Theresa May ha sido categórica: «El liderazgo es tomar las decisiones correctas, no las más populares».

También ha defendido que hasta ahora nadie ha conseguido poner sobre la mesa una alternativa mejor a la conseguida en los últimos días con la Unión Europea: «Nadie ha presentado una propuesta alternativa que garantice que no haya frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte». «Esto no es fácil, es una negociación muy compleja. Pero la gente tiene que saber que el acuerdo asegurará un gran futuro para este país».

A pesar de que una reciente encuesta apunta a que un 55 % de los británicos estarían a favor de celebrar un segundo referendo, Theresa May sostiene su postura al respecto es clara: «No habrá un segundo referendo». La premier cree que su postura debe ser la de defender lo que los británicos decidieron en el 2016 y en esa línea se ha movido desde que llegó al poder. Tampoco plantea convocar elecciones anticipadas. El futuro pasa por sacar adelante el acuerdo sobre el brexit pactado en Europa.

El liderazgo de Theresa May se ha visto muy debilitado en las últimas horas a causa de las dimisiones en cadena que se han ido sucediendo a lo largo de este jueves, tan solo unas horas después de que la primera ministra anunciara que tenía luz verde de los miembros de su Gobierno para seguir adelante con el principio de acuerdo técnico conseguido con la UE.

Un previsible «no» del Parlamento

May todavía debe llevar al Parlamento el documento final con el plan del divorcio, con aspectos que todavía no han sido negociados. Entre los grupos a favor de abandonar la Unión Europea hay facciones contrarias al texto aprobado por el gabinete de la primera ministra. Dentro del propio partido conservador destacan las figuras de Boris Johnson y David Davis, antiguos miembros del gobierno y líderes del bloque ultra. Un total de 51 MPs han apoyado públicamente el «StandUp4Brexit» (levántate a favor del brexit, en español), una plataforma creada para presionar por la salida de la Unión.   

El grupo mayoritario contrario al texto es el encabezado por Jeremy Corbyn. El líder laborista argumenta que el documento está lejos de la postura de Keir Starmer, responsable del brexit en el partido. «El trato no es lo suficientemente bueno para la producción y servicios» del país. aseguró Starmer este miércoles tras conocer el contenido del borrador.

La UE no tiene un «plan B» si cae el gobierno de May

El Viejo Continente no tiene un «plan B» si las cosas se tuercen y lo pactado estos días con May y los suyos no salen adelante. La Unión Europea ha defendido que no hay un segundo camino en la negociación del brexit en el caso de que caiga el Gobierno británico: «No hay un plan B. Si el Gobierno cae y tenemos el problema de que no podemos celebrar un Consejo Europeo sobre el acuerdo o si el Parlamento británico no lo ratifica, se plantea un escenario de abismo», declararon fuentes diplomáticas a la agencia EFE.

Aunque admiten que «cualquier escenario es posible», admiten que una caída del Ejecutivo encabezado por Theresa May supondría entrar en «una crisis muy seria», una situación que intentan evitar precisamente con el acuerdo alcanzado estos últimos días.

Alertan desde los despachos de la Unión que si llega un nuevo gabinete al Reino Unido el mayor de los riesgos es que la posición británica virara hacia la preferencia de un «brexit duro». Y el tiempo se les echa encima. No es posible volver a la casilla de salida e intentar pactar un acuerdo completamente diferente al conseguido. Un nuevo gobierno ajustaría incluso más los plazos para llegar al día previsto para la salida británica, el 29 de marzo del 2019.

El Gobierno español lo ve «razonable»

El presidente del Gobierno calificó esta tarde de «razonable» el acuerdo alcanzado entre el ejecutivo de Theresa May y la Unión Europea para hacer efectivo el «brexit». Pedro Sánchez realizó estas declaraciones a su llegada a Antigua (Guatemala), donde se celebra la XXVI cumbre Iberoamericana

Bruselas deja en manos del Reino Unido el acceso de la flota a las aguas británicas

Cristina Porteiro

La Comisión Europea sacrifica los intereses del sector para poder cerrar el acuerdo del «brexit»

Los británicos tendrán la última palabra. El Reino Unido podrá finalmente decidir si abre las puertas de sus caladeros a la flota comunitaria cuando finalice el período transitorio del brexit el 31 de diciembre del 2020. A pesar de tener un mandato negociador claro para blindar el acceso de la flota a las aguas británicas antes de sellar el acuerdo de salida, Bruselas cedió en el último suspiro de las negociaciones a las presiones del Reino Unido.

Según los términos acordados, los británicos tendrán acceso a una unión aduanera con la UE con aranceles cero y sin cuotas para sus productos. Y todo ello sin garantizar el acceso de los buques europeos a sus aguas después del 31 de diciembre del 2020, cuando finaliza el período transitorio. Allí faenan unos 140 barcos gallegos, repartidos entre el caladero del Gran Sol y las Malvinas. Bruselas renuncia así a una de las condiciones de última hora impuestas por un grupo de países entre los que se encontraban España, Portugal, Francia, Bélgica, Dinamarca e Irlanda.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Theresa May descarta dimitir a pesar de la oleada de renuncias por el acuerdo del «brexit»