Carlos Ghosn, el ángel caído de la automoción

ACTUALIDAD

REUTERS | Regis Duvignau

Así ha sido la defenestración del presidente de Renault y de Nissan Motor.

25 nov 2018 . Actualizado a las 09:28 h.

Él, que lo ha sido todo -o casi- en la industria del automóvil, atraviesa hoy sus peores momentos. Del cielo al infierno, en cuestión de horas. Así ha sido la defenestración de Carlos Ghosn, presidente de Renault y de Nissan Motor.

Su detención en Tokio el pasado lunes, acusado de irregularidades financieras y fraude fiscal, causó una sorpresa mayúscula en el proceloso mundo del motor. Nadie daba crédito. Entre otras cosas, porque ha caído víctima del fuego amigo. Porque quien lo acusa de evadir hasta 38 millones de euros a lo largo de varios años es la propia Nissan. Aseguran desde la empresa nipona que ocultó durante años parte de su salario para no cumplir con el fisco, y que desvió fondos de la empresa para fines personales. Palabras mayores.

Unos tejemanejes que, aunque presuntos, le han costado a Ghosn el despido. Ipso facto. A él y a uno de sus más estrechos colaboradores, Greg Kelly, envuelto también en el escándalo.