Cae uno de los jefes de la Camorra, huido 15 años

Antonio Orlando estaba escondido en una vivienda en Nápoles y dirigía una red de tráfico de drogas

Imagen antigua del peligroso jefe camorrista Antonio Orlando
Imagen antigua del peligroso jefe camorrista Antonio Orlando

roma / corresponsal

Hacía 15 años que no se sabía nada de Antonio Orlando, conocido como O Mazzolino y considerado uno de los jefes de la Camorra, la mafia napolitana. Pero el capo, que figura en la lista de criminales más peligrosos de Italia, apareció por fin ayer. Estaba escondido desde hace pocos días en una vivienda de la localidad de Mugnano, al norte de Nápoles, desde donde organizaba el tráfico de droga y dirigía las actividades del clan Orlando-Nuvoletta-Polverino, formado por las tres familias más potentes de la Camorra en esa zona de la ciudad.

Además del tráfico de hachís que provenía de Marruecos, donde Orlando mantenía importantes contactos con traficantes locales, el clan reciclaba grandes cantidades del dinero obtenido con las transacciones de droga. Antes de la llegada a su guarida de los carabineros que lo detuvieron, intentó quemar documentos que lo comprometían, entre ellos varias carnés de identidad. En la vivienda, un edificio de tres pisos, Orlando, gracias a su gran capacidad financiera, disfrutaba de una vida de lujo en una casa con sauna, ducha solar y un gimnasio. Además los investigadores encontraron una gran cantidad de dinero en metálico.

Según el comandante provincial de los carabineros, Ubaldo del Monaco, Orlando no opuso resistencia cuando se vio descubierto. «Levantó las manos en señal de derrota». Está acusado de asociación delincuente de tipo mafioso y por ello fue inmediatamente trasladado a la cárcel. El ministro del Interior, Matteo Salvini, mostró su satisfacción por la operación y felicitó a las fuerzas del orden y a los investigadores asegurando que también a Orlando «se le ha acabado la fiesta».

En los últimos años los fiscales del departamento Antimafia de Nápoles han golpeado duramente a los clanes camorristas cercanos a Orlando realizando numerosas detenciones, algunas de ellas en España, en donde se dedican a blanquear, especialmente en las Canarias, para evadirse de la presión de la policía italiana.

Decisiva para llegar hasta el mafioso ha sido la declaración del arrepentido Roberto Perrone que durante años se ocupó del tráfico de droga que llegaba de España junto a exponentes de los clanes Nuvoletta y Poverino, cuyo capo , Giuseppe Polverino, precisamente fue detenido en 2012 en Jerez de la Frontera. Entre otras revelaciones, el arrepentido Perrone explicó a los investigadores como Orlando consiguió controlar la organización desde finales de los años 90 hasta el 2010.

Comentarios

Cae uno de los jefes de la Camorra, huido 15 años