Gabón sofoca una intentona golpista y detiene a los militares sublevados

Los militares españoles destinados al país están en zonas seguras, según informó el Ministerio de Defensa

Imagen captada de YouTube
Imagen captada de YouTube

REDACCIÓN

Un intento de golpe de Estado llevado a cabo por una decena de soldados bajo el lema de operación Dignidad fracasó este lunes en Gabón, cuyo presidente, enfermo, está ausente del país desde hace dos meses y medio, y donde el Ejecutivo se limita a gestionar los asuntos corrientes. La asonada fue neutralizada en poco más de tres horas. Todos los sublevados fueron detenidos, entre ellos el supuesto líder, el teniente Kelly Ondo Obiang, de la Guardia Republicana, y dos de sus soldados rebeldes fueron abatidos.

Los militares españoles desplegados en el país africano se encuentran bien y localizados en «zonas seguras», según ha asegurado un portavoz del Ministerio de Defensa después del frustrado golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas españolas tienen desplegado actualmente en Gabón un contingente de 45 militares dedicados a labores de apoyo a las misiones de Francia y la Unión Europea en República Centroafricana, informa Europa Press.

Por primera vez en la historia de Gabón, un grupo de militares insurrectos leía a las cuatro y media de la mañana un mensaje en la radiotelevisión pública anunciando la creación de un Consejo Nacional de Restauración frente a la ausencia del presidente Alí Bongo Ondimba, hospitalizado en Marruecos. El mensaje fue leído por el teniente Ondo Obiang Kelly, rodeado de otros dos. Dijo presidir un Movimiento Patriótico de Jóvenes de las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Gabón, hasta ahora desconocido.

Unas tres horas y media después, en las que la confusión se apoderó del país y se cortó la conexión de Internet, el Gobierno informó de que los insurgentes habían sido detenidos y la situación estaba «bajo control». «La tranquilidad ha vuelto, la situación está bajo control» dijo a AFP el portavoz del Gobierno, Guy-Bertrand Mapangou.

Los primeros detenidos fueron cuatro de los cinco militares que tomaron el control de la radiotelevisión. El quinto se dio a la fuga, pero fue arrestado poco después. «El teniente Kelly Ondo Obiang ha sido detenido en un vecindario próximo a la emisora de radio mientras intentaba huir», confirmaron a Efe fuentes militares y próximas a la presidencia del país africano. También hubo disturbios frente a la sede de la televisión, donde 300 concentrados fueron disueltos con botes de humo.

Las fuerzas de seguridad fueron desplegadas en la capital y permanecerán en ella los próximos días para mantener el orden.

El 24 de octubre, el presidente Bongo, que estaba en Arabia Saudí, sufrió un accidente cerebrovascular y fue hospitalizado en Riad, donde recibió tratamiento durante un mes. Luego fue trasladado a Rabat, donde sigue su convalecencia. Desde hace dos meses el Gobierno solo da información parcial sobre su salud, alimentando todo tipo de rumores.

Los militares insurrectos invitaron a sus ciudadanos a «hacerse con el control de la calle». «Todos los hombres de rango y suboficiales» deben procurarse «armas y municiones» para «tomar el control» de los puntos estratégicos en todo el país de edificios públicos y aeropuertos, según su mensaje. Pidieron también a la población su apoyo para «salvar a Gabón del caos».

El 31 de diciembre, Bongo, debilitado, tomó la palabra desde Rabat por primera vez desde su hospitalización. Su declaración con motivo del Año Nuevo fue calificada de «vergüenza» por los militares disconformes. Estos aseguraron que ese discurso «aumentó las dudas sobre su capacidad para seguir ejerciendo las responsabilidades del cargo». Bongo reconocía problemas de salud y dijo estar recuperándose, aunque tenía problemas de habla y no movía el brazo derecho.

El presidente sucedió en el 2009 a su padre, Omar, que gobernó el país petrolero desde 1967 hasta su muerte. Fue reelegido en el 2016, en comicios cuestionados por la oposición.

Comentarios

Gabón sofoca una intentona golpista y detiene a los militares sublevados