La UE frena el intento de España de legitimar de inmediato a Guaidó

Los Veintiocho optan por dar a Maduro la oportunidad de convocar elecciones

Borrell dijo que tiene que el plazo a Maduro tien que ser «corto», porque la situación es «insostenible».
Borrell dijo que tiene que el plazo a Maduro tien que ser «corto», porque la situación es «insostenible».

Bruselas / corresponsal

La Unión Europea ultima los trámites para lanzar en las próximas horas un ultimátum a Nicolás Maduro para que convoque nuevas elecciones «libres, justas y transparentes» de forma inmediata en Venezuela. De lo contrario, los Veintiocho reconocerán a Juan Guaidó como presidente interino legítimo. El ultimátum tomó forma en la reunión que mantuvieron este vienes en Bruselas los 28 embajadores COPS (Comité Político y de Seguridad). «Elecciones inmediatas, en un futuro muy cercano. Hablamos de cuestión de días, no de semanas. Si no, habrá consecuencias», explica una fuente diplomática con acceso a las discusiones.

El movimiento lo anticipó Berlín a primera hora de la mañana del viernes. El portavoz de Angela Merkel no esperó al cierre de filas. «Alemania defiende el reconocimiento de Guaidó si Maduro no acepta elecciones libres inmediatamente», sostuvo Steffen Seibert. Una posición que, tras una hora de discusiones, contó con el visto bueno de los embajadores que se dieron cita en Bruselas: «Incluso España ha aceptado ese enfoque a dos fases», deslizaron fuentes comunitarias. 

Solución intermedia

El Gobierno español se tuvo que conformar con esa vía de cuño francoalemán, la de la «última oportunidad», después de que no saliese adelante la propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de reconocer de forma inmediata a Juan Guaidó. Austria y Grecia se habrían opuesto desde el inicio, según recoge Europa Press. La prioridad de la delegación española, señalan esas mismas fuentes, fue conseguir que la UE se mantuviera unida para no airear la diferencias de criterio entre las cancillerías. Incluso los países más reticentes y favorables a la no interferencia, como Grecia, optaron por cerrar filas en torno a una solución intermedia, llamando a la cautela para mantener los canales de diálogo abiertos. «Uno de los embajadores dijo con atino que no se trata de ideología, hablamos de una crisis humanitaria, de un liderazgo incompetente, de falta de democracia», señalaron.

La discusión fue corta. Apenas una hora para dejar claro que no habrá segundas oportunidades. O ahora o nunca. La declaración de la UE podría coincidir con el debate de hoy del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Estados Unidos pedirá que reconozca a Juan Guaidó como presidente interino y se condene a Maduro. El veto de Rusia y China parece asegurado

A partir de entonces comenzará la cuenta atrás para Maduro. «Si en el plazo muy razonablemente corto no se pone en marcha la convocatoria de elecciones que tengan garantías, entenderemos que no existe la voluntad política de hacerlo y pasaremos a tomar otra clase de decisiones», explicó el ministro de Exteriores español, Josep Borrell. El catalán dio un giro inesperado al endurecer su posición frente al régimen de Maduro y pedir a la UE la fijación de un plazo concreto al ultimátum. «Si resulta que no las quiere convocar [elecciones] o no da las garantías suficientes, tendremos que encargar la tarea a otra persona a la que tendremos que reconocer como presidente interino para convocar otras elecciones», deslizó.

Lo que la UE sigue sin aclarar es quién es su interlocutor en estos momentos de incertidumbre y caos. «No hay ninguna equidistancia en la posición. No tratamos a Maduro de la misma forma que tratamos a Guaidó. Hay un apoyo claro a la Asamblea Nacional. Es diferente pero tampoco es lo mismo que decimos sobre Maduro», insisten fuentes de Bruselas. La Comisión Europea elude arrogar autoridad a Guaidó, pero insiste en deslegitimar a Maduro: «las elecciones presidenciales no fueron consideradas justas e independientes (…) Necesitamos un proceso electoral creíble», zanjó su portavoz, Maja Kocijancic.

Maduro acusa a Sánchez de repetir el guion de Aznar en el golpe del 2002

Nicolás Maduro arremetió ayer contra el Gobierno de Pedro Sánchez tras su ofensiva para reconocer a Juan Guaido como presidente de Venezuela. «Pareciera repetir el guion de José María Aznar apoyando el golpe de Estado del 2002» contra Hugo Chávez, afirmó en rueda de prensa en el palacio de Miraflores. «Eso será la política de Pedro Sánchez o un error de una lengua destemplada como la de Borrell», añadió.

Acto seguido apuntó que lo que debe hacer España es convocar elecciones ya que Pedro Sánchez no fue elegido en las urnas. «Si ellos quieren elecciones que las hagan en España» puesto que el presiente del Gobierno «no fue electo en ningún voto popular», replicó. «No pueden dar lecciones ni pueden poner ningún ultimátum», añadió. «Nos plantamos ante España, ante su racismo y su discriminación», continuó, acusando al Gobierno de «ponerse a la derecha de Aznar» con su postura. 

«Que se vayan»

«Que se vayan de Venezuela, no nos importa, estamos decididos a ser libres», aseguró. «Que se vayan rápido, con todo su personal y su embajador, hoy mismo», afirmó, «seremos más felices sin ellos, sin su complejo de superioridad». El líder bolivariano apuntó que ha sido «decente» en sus palabras: «No digo lo que siente mi corazón cuando desde España se nos trata de dar consejos». «Hace tiempo que los expulsamos de aquí», defendió, para rematar diciendo: «Vamos a dar una lección a la España colonial, que tienen muchos españoles en las venas, y que ve a los venezolanos como sudacas».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La UE frena el intento de España de legitimar de inmediato a Guaidó