El vórtice polar paraliza Estados Unidos

ACTUALIDAD

La combinación de bajas temperaturas y vientos intensos podría generar una sensación térmica de hasta -60 grados

30 ene 2019 . Actualizado a las 17:15 h.

Tras el calentamiento súbito de la estratosfera que se registró a comienzos de enero, era cuestión de días que la rotura del vórtice polar se tradujese en una situación de tiempo extremo. Esta semana una irrupción de aire muy frío de origen polar ha invadido el norte de Estados Unidos. El aire está tan gélido que en los mapas meteorológicos aparecen nuevos colores, como el rosa, para ilustrar la temperatura de la masa de aire. Los termómetros han descendido ya hasta los cuarenta grados bajo y la previsión es que sigan cayendo. Además, el intenso viento que acompaña al aire que se desliza de norte a sur procedente del Ártico favorece que la sensación térmica en algunas ciudades como Chicago alcanza los sesenta grados bajo cero. 

«Diría que la intensidad de este aire frío es única en esta última generación», aseguró John Gagan, uno de los científicos del Servicio Nacional de Meteorología. E frío en Estados Unidos rivaliza directamente con el que se experimenta en regiones extremas como la Antártida o en la cima del Everest.  

¿Por qué se rompió el vórtice polar?

La temperatura del aire en la estratosfera, una capa situada entre los doce y los cincuenta kilómetros de altura, se mantiene en torno a los ochenta grados bajo cero. Sin embargo, la interacción con la capa que tiene justo por debajo, la troposfera, elevó su temperatura a comienzos de año, generando un calentamiento súbito. «Este fenómeno ocurre cuando en muy poco tiempo, en torno a cinco días, puede llegar a aumentar hasta cincuenta grados en la región estratosférica polar», explica Blanca Ayarzagüena, investigadora del Instituto de Geociencias del CSIC Universidad Complutense de Madrid.