El Parlamento Europeo reconoce a Guaidó y exige a la UE y a sus Estados miembro que hagan lo mismo

El Parlamento Europeo reconoció este jueves a Juan Guaidó como presidente interino legítimo de Venezuela, tras constatar que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, «ha rechazado públicamente la posibilidad de celebrar nuevas elecciones presidenciales» tras el ultimátum de la Unión Europea.

Guaidó, en el centro durante la manifestación de este miercoles, suma un importante respaldo de la comunidad internacional para completar la transición democrática en Venezuela
Guaidó, en el centro durante la manifestación de este miercoles, suma un importante respaldo de la comunidad internacional para completar la transición democrática en Venezuela

BRUSELAS / CORRESPONSAL

«Hagamos hoy historia venezolana reconociendo al poder democrático y legítimo de Venezuela», clamó hoy jueves el portavoz de los populares en la Eurocámara, Esteban González Pons. Lo hizo minutos antes de que el Parlamento Europeo reconociera a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, desposeyendo a Nicolás Maduro de cualquier legitimidad para dirigirse como interlocutor a la institución. Hasta 439 eurodiputados respaldaron la iniciativa frente a los 104 que la rechazaron y los 88 que se abstuvieron.

Se trata del primer reconocimiento oficial en el seno de la UE. «Es un placer anunciar a Guaidó como presidente interino de Venezuela. El PE es la primera institución en hacerlo y pedimos a los Estados miembro y a Federica Mogherini (jefa de la diplomacia europea) que hagan lo mismo cuanto antes para tener una posición única y fuerte», exclamó el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani.

El acuerdo es resultado del trabajo conjunto de las tres grandes familias europeas. Populares (Pons), socialistas (Ramón Jáuregui) y liberales (Javier Nart) diseñaron el cuerpo de la resolución que este mediodía recibió la luz verde del hemiciclo. El texto insta al resto de instituciones y gobiernos de la UE a seguir sus pasos sin esperar al plazo de ocho días (expira el próximo sábado) concedido por España, Reino Unido, Francia y Alemania a Maduro para convocar elecciones. «Europa no puede ser equidistante a la hora de defender los Derechos Humanos y la democracia», recordó Pons.

La Eurocámara censuró la violencia y la persecución que el régimen está perpetrando contra la población. Alrededor de tres millones de personas se han visto obligadas a huir del país a consecuencia de la crisis económica, social, política y humanitaria que vive Venezuela. «Dijo Lenin: El exilio es un referendo en el que se vota con los pies. Pues tres millones de votos para ese referendo», señaló en el debate previo de la votación el liberal, Javier Nart, para quien el país caribeño se ha convertido en un abismo: «Maduro es el poder de facto fundamentado en elecciones fraudulentas y en la fuerza bruta. Es las antípodas de la libertad, de la revolución y de una idea noble que se llama socialismo», sostuvo.

La señal lanzada por la Eurocámara no deja de ser simbólica. Los ojos siguen puestos en las cancillerías europeas. España, Francia, Reino Unido y Alemania concedieron una tregua a Maduro la semana pasada. Ese tiempo muerto expira el sábado y el gerifalte no ha cedido a las demandas para la convocatoria de elecciones presidenciales inmediatas «transparentes, creíbles, plurales y democráticas». Las capitales dan por hecho el reconocimiento de Guaidó, pero prefieren seguir con cautela el calendario previsto. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, trabaja de forma paralela en la creación de un grupo de contacto, en el que participarán países vecinos de Venezuela, para conducir al país hacia un proceso de restauración democrática. Fuentes diplomáticas confirman la UE ya le ha dado luz verde, a la espera de la ratificación de los 28 ministros de Exteriores, reunidos hoy en Rumanía. La UE insiste en dar una salida pacífica al conflicto ahora que suenan los tambores de guerra entre Caracas y Washington. A pesar de la mesura de los Veintiocho, hay quien sugiere que la fuerza militar no debería descartarse: «La prioridad es la diplomacia, pero no podemos excluir otras vías porque la diplomacia ha fracasado», deslizó el conservador reformista, Charles Tannock.

En el hemiciclo, solo las fuerzas de extrema izquierda y la ultraderecha se negaron a respaldar a Guaidó, quien cuenta ahora con el apoyo político de la UE para abrir las puertas a un proceso de restitución democrática que deberá iniciarse con la celebración de elecciones libres en el plazo de 30 días.  

Venezuela libera a los tres periodistas de Efe detenidos, que han pasado toda la noche esposados

Nacho de la Fuente
El cónsul adjunto de España en Caracas, Julio Navas (izquierda), junto a los tres periodistas de la agencia Efe Liberados
El cónsul adjunto de España en Caracas, Julio Navas (izquierda), junto a los tres periodistas de la agencia Efe Liberados

El español Gonzalo Domínguez Loeda y los colombianos Leonardo Muñoz y Mauren Barriga Vargas estuvieron arrestados durante más de 13 horas por el servicio de inteligencia. Podrán permanecer en el país para continuar su trabajo como informadores, ha confirmado el ministro español de Exteriores, Josep Borrell

La presión internacional ha tenido un rápido efecto. Los tres reporteros de la agencia Efe que fueron detenidos ayer durante más de 13 horas por el servicio de inteligencia de Venezuela han sido liberados esta tarde. Se trata del periodista español Gonzalo Domínguez Loeda, la periodista colombiana Mauren Barriga Vargas y el fotógrafo colombiano Leonardo Muñoz. También ha sido liberado el motorista que acompañaba a Muñoz, José Salas, de nacionalidad venezolana.

Han sido «acreditados» y podrán permanecer en el país para continuar su trabajo como informadores, confirmó el ministro español de Exteriores y Cooperación, Josep Borrell. «No se les va a expulsar. El trabajo de la Embajada y el Consulado ha permitido que se les acredite y se puedan quedar par cumplir con su misión de información», indicó Borrell.

Seguir leyendo

Comentarios

El Parlamento Europeo reconoce a Guaidó y exige a la UE y a sus Estados miembro que hagan lo mismo