Rodrigo Rato: «El presidente de BBVA me dijo que lo mejor era que dimitiera»

Ana Balseiro
Ana Balseiro MADRID/LA VOZ

ACTUALIDAD

El expresidente de Bankia se ha defendido asegurando que ni el Banco de España ni Deloitte pusieron en cuestión en ningún momento la formulación de las cuentas de BFA-Bankia en 2011, las de la salida a Bolsa

04 feb 2019 . Actualizado a las 18:02 h.

Tras un mes de parón, el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, reanudó hoy su declaración en la Audiencia Nacional, en el juicio por la salida a bolsa de la entidad financiera en el 2011, en el que se enfrenta a entre cinco y doce años de cárcel por los delitos de estafa a inversores y falsedad contable. En su vuelta al banquillo de San Fernando de Henares, el expolítico reconvertido en banquero ?actualmente está en prisión cumpliendo condena por el caso de las tarjetas black? abundó en la línea de defensa mantenida en las dos primeras jornadas de su interrogatorio, en enero: la legalidad de las cuentas de Bankia, pese a que acabó requiriendo un rescate público de 24.000 millones. Insistió en que el exministro de Economía, Luis de Guindos, exigió más provisiones a Bankia solo «por razones políticas» y, como novedad, señaló al expresidente del BBVA, Francisco González, como el instigador de su salida de la entidad financiera.

Aseguró que, en las reuniones mantenidas el 4 y el 5 de mayo del 2012 en el ministerio, con De Guindos y los presidentes de las entidades competidoras (Santander, BBVA y La Caixa), fue Francisco González ?actualmente en una situación complicada tras el escándalo del caso Villarejo? el que le planteó que debía dimitir, una idea inmediatamente secundada por el ministro.

«El presidente del BBVA me pidió que dimitiera», aseguró Rato, para añadir que «luego, pocos minutos más tarde, el ministro me ratifica que él es de la misma opinión». A preguntas del fiscal jefe de Anticorrupción, Alejadro Luzón (sustituye a la fiscala Carmen Launa, cuya baja por enfermedad obligó a suspender el interrogatorio desde enero), Rato detalló que fue el 5 de mayo, «en las oficinas del ministerio, en Cuzco, cuando González me dijo que era mejor que dimitera. Que habiendo sido ministro del PP no era bueno que estuviera de presidente de un banco».