Los ganaderos gallegos han dedicado más de 1.200 millones en 10 años para modernizar sus explotaciones

La transformación del sector ganadero gallego es una evidencia. Hay menos granjas que hace una década, pero las que continúan apuestan duro para ser cada vez más competitivas ajustándose a las nuevas normas sanitarias y medioambientales que llegan de Europa. Aunque la mayor parte  tienen créditos pendientes, el sector ganadero es uno de los que tienen una menor tasa de morosidad bancaria.