El Gobierno accede a que un «relator» neutral «dé fe» de su diálogo con Torra

El PSOE negocia contra reloj con los independentistas para salvar los Presupuestos

A la mesa de diálogo del Gobierno de Quim Torra con partidos catalanes asistieron miembros del PSC y de  Catalunya En Comú-Podem, además de ERC y JxCat, pero no lo hicieron de C’s, PP y la CUP.
A la mesa de diálogo del Gobierno de Quim Torra con partidos catalanes asistieron miembros del PSC y de Catalunya En Comú-Podem, además de ERC y JxCat, pero no lo hicieron de C’s, PP y la CUP.

MAdrid / La Voz

«Mediador», «coordinador», «relator» o «notario». Las versiones sobre el alcance de la figura difieren en función de la fuente, pero el Gobierno y la Generalitat negocian que un persona neutral ejerza de testigo en las conversaciones de la mesa de diálogo de partidos sobre «el futuro político de Cataluña» impulsada por el presidente catalán, Joaquim Torra. La presencia de un mediador en esa negociación es una de las exigencias de los independentistas para retirar las enmiendas a la totalidad sobre los Presupuestos que han anunciado y que, de materializarse, tumbarían a la primera las cuentas públicas y abrirían un escenario de posible adelanto de las elecciones generales.

El PSOE y el PDECat negocian contra reloj porque este viernes concluye el plazo de registro de enmiendas, que serían votadas el próximo día 13, un día después del inicio del juicio por el desafío independentista, junto a las presentadas por el PP y Ciudadanos. ERC ya registró ayer su enmienda a la totalidad, pero podría retirarla en caso de acuerdo. Aunque es consciente de la imposibilidad de atender las peticiones de los independentistas de que el Gobierno inste a la Fiscalía a hacer «un gesto» en favor de los acusados en el juicio y acepte una mesa con mediadores internacionales para avanzar hacia un referendo de independencia, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, parece dispuesto a agotar todas las vías para sacar adelante esos Presupuestos. Por ello, y aunque el PSOE habla de un «coordinador», y el Ejecutivo, de un «relator», el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, admitió que el Gobierno está abierto a nombrar un notario de sus conversaciones y sus acuerdos con la Generalitat. «Queremos que alguien dé fe de lo que se habla», señaló Iceta, aunque precisó que la palabra «mediador» no le gusta. 

La Generalitat ya da nombres

El líder del PSC rechazó dar nombres sobre las personas que podrían desempeñar ese papel, aunque la portavoz del Gobierno catalán, Elsa Artadi, adelantó que ya han remitido sus propuestas a la Moncloa. La incertidumbre es total, pero los gestos se multiplican. Iceta se mostró dispuesto incluso a negociar el apoyo del PSC a los Presupuestos de la Generalitat a cambio del respaldo de los independentistas a las cuentas del Estado. Ni el PSOE ni los independentistas cierran definitivamente la puerta a un acuerdo in extremis, pero lo cierto es que el calendario y la coyuntura política no juegan a favor.

El hecho de que la votación para tumbar las enmiendas a la totalidad tenga lugar al día siguiente del inicio del juicio por el 1-O hace difícil que los dos partidos secesionistas catalanes se retraten votando a favor del Gobierno. Y, aunque Sánchez es consciente de que sumar esa mayoría inicial le daría oxígeno para tratar de aprobar definitivamente los Presupuestos y agotar la legislatura, lo cierto es que en términos de estrategia electoral tampoco al PSOE le conviene presentarse a los comicios municipales, autonómicos y europeos de mayo con la imagen de estar sustentado por los partidos secesionistas. Algo de lo que han advertido ya varios dirigentes territoriales socialistas, que apuestan por sacrificar las cuentas púbicas y convocar las elecciones generales en otoño, antes que llegar a los comicios de mayo atados políticamente a los independentistas.

«Reconocer y hacer efectivo el derecho de autodeterminación», uno de los 21 puntos que Torra exige a Sánchez

M. L.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, durante su encuentro el pasado diciembre en el palacio de Pedralbes, en Barcelona.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, durante su encuentro el pasado diciembre en el palacio de Pedralbes, en Barcelona.

Los independentistas cuestionan la estructura del Estado, la forma y al Poder Judicial

Otro golpe de efecto es lo que hizo ayer el presidente catalán, Quim Torra, al dar a conocer el documento de cuatro páginas que entregó al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, en la reunión del pasado 20 de diciembre en el palacio de Pedralbes de Barcelona. Bajo un elocuente titular: «Un pacto de Estado para solucionar el conflicto entre España y Cataluña», como si esta no formase parte del Estado, se explicitan las reivindicaciones de los independentistas. Entre otras cosas, se exige «negociar sin límites y sin condiciones» y «reconocer y hacer efectivo el derecho de autodeterminación del pueblo de Cataluña».

Seguir leyendo

Comentarios

El Gobierno accede a que un «relator» neutral «dé fe» de su diálogo con Torra