El polémico «Manual de resistencia» de Sánchez: un ajuste de cuentas con Díaz y los barones

ACTUALIDAD

A solo dos meses de las elecciones revive en su libro las disensiones internas que le llevaron a dimitir en el 2016

20 feb 2019 . Actualizado a las 15:43 h.

A poco más de dos meses de las elecciones generales y a tres de las autonómicas y municipales, Pedro Sánchez ajusta cuentas con Susana Díaz y los barones que le obligaron a dimitir en el tumultuoso comité federal del 1 de octubre del 2016. Lo que califica como «la batalla interna más cruenta que había vivido el socialismo en los últimos cuarenta años» desembocó en su segunda victoria en las primarias, en el 2017, la que ve como un «triunfo de la democracia» en el PSOE, que demostró que los «verdaderos propietarios» del partido son los militantes. El líder socialista señala que desde el principio la dirigencia socialista lo vio como «alguien que no pertenecía a su círculo, como a un outsider, alguien ajeno a las élites que tienen todos los partidos, también el mío».

Así lo relata en su libro Manual de resistencia (Península), que salió ayer a la venta y que presentará mañana, «una crónica en primera persona» desde su elección como secretario general en el 2014 hasta su llegada el poder en el 2018, fruto de largas horas de conversación con Irene Lozano, que «dio forma literaria a las grabaciones. 

EN moncloa

Lo primero, cambiar el colchón. Sánchez empieza el libro diciendo que «la primera decisión de un presidente del Gobierno suele tenerse por crucial», porque «lleva consigo la fuerza simbólica de condensar una visión política y ejemplificarla con una sola acción, que trasladará un nuevo mensaje político». Sorprendentemente, revela que lo primero que hizo, junto a su mujer Begoña Gómez, fue «renovar el colchón de la cama de matrimonio y pintar nuestra habitación». Lo explica así: «El refranero asegura que ‘dos que duermen en el mismo colchón acaban siendo de la misma opinión’, y yo quería mantener mi criterio alejado del de mi predecesor». Otra decisión inmediata fue cambiar la prensa deportiva que recibía Mariano Rajoy por los grandes periódicos de referencia mundial. Sánchez destaca que su primera decisión política fue acoger a los inmigrantes del buque Aquarius.