Samsung Galaxy Fold, a la venta el 26 de abril

El terminal se abre como un libro y despliega una pantalla flexible que alcanza 7,3 pulgadas


Madrid / Enviado especial

Samsung ha dado el pistoletazo de salida no oficial al Mobile World Congress (se inaugura en Barcelona el próximo lunes) con la presentación de su primer móvil plegable. En un evento celebrado en San Francisco y retransmitido a todo el mundo, la compañía coreana desveló las características del Galaxy Fold, un terminal dotado de una pantalla flexible que según explicó Justin Denison, responsable de márketing, «no solo va a cambiar la forma del móvil, sino la forma del futuro».

El Galaxy Fold tiene una pantalla frontal de 4,3 pulgadas, pero cuando se abre como si fuera un libro despliega un panel de 7,3 pulgadas, unas dimensiones que superan a cualquier phablet existente actualmente en el mercado. Según Denison, la construcción es sólida y el mecanismo soporta «cientos de miles» de aperturas y cierres. «Es un terminal de esos que salen una vez en la vida», añadió.

La pantalla InfinityFlex ofrece, según Samsung, una experiencia de nueva generación. Es posible hacer multitarea con tres apps a inertia a la vez, y ampliar una u otra simplemente deslizando un dedo. También permite una nueva forma de interactuar con los juegos o herramientas como Google Maps.

El teléfono tiene un procesador y una memoria RAM que lo hacen dos veces más rápido que cualquier otro smartphone. La batería es de 4.380 mAh y dispone de seis cámaras: tres en la parte trasera, dos en el frontal y una en el lateral que se utiliza para el desbloqueo por huella dactilar. Estará disponible en seis colores y se venderá el 26 de abril por 1.980 dólares.

El precio lo sitúa fuera del alcance de la mayoría de los usuarios, pero con su lanzamiento Samsung da un golpe encima de la mesa como primer fabricante mundial de smartphones, a la espera de lo que hagan otras compañías durante el Mobile. Tanto Huawei como Xiaomi ya anunciaron que estaban también desarrollando sus respectivos móviles plegables.

Samsung también anunció la renovación de su gama premium Galaxy S, que ya va por su décima versión y a la que en esta ocasión se suma un modelo más económico, el S10e. Es una estrategia similar a la utilizada por Apple con el iPhone XR, a pesar de que en el caso de la firma norteamericana no parece que le esté dando muy buenos resultados (ha reconocido que han vendido menos terminales de los esperados y están haciendo rebajas en su modelo de entrada).

El Galaxy S10e tiene el mismo procesador que sus hermanos mayores, una pantalla Amoled de 5,8 pulgadas y doble cámara trasera. Costará 749 euros, un cifra por debajo del iPhone XR pero que lo sitúa en inferioridad frente a los numerosos terminales de gama media avanzados existentes actualmente.

Por encima se sitúan los Galaxy S10 y S10+, el primero con 6,1 pulgadas de pantalla y el segundo con 6,4. Ambos tienen triple cámara trasera de 12 megapíxeles con un ultraangular que consigue imágenes de hasta 123 grados de ancho. El S10+ dispone además de doble objetivo frontal. La intención de Samsung es potenciar la capacidad fotográfica de sus teléfonos premium y para ello ofrecen funcionalidades como hasta 30 escenas diferentes.

Los dos móviles tienen 8 GB de memoria RAM y en el caso del S10+ la capacidad de almacenamiento alcanza la cifra récord de 1,5 TB (1 TB interno y hasta 512 GB mediante la ranura para tarjetas MicroSD. Llegarán el 8 de marzo y costarán 909 y 1.009 euros, respectivamente, en versiones de 128 GB.

La guinda a la batería de presentaciones la puso un S10 con pantalla de 6,7 pulgadas, cuatro cámaras traseras y capacidad 5G para aquellos mercados que están ya en disposición de dar el paso a la nueva generación de redes de telefonía. Además anunció nuevos wearables (reloj, pulseras de actividad y auriculares) y la disponibilidad del asistente digital Bixby en español.

Comentarios

Samsung Galaxy Fold, a la venta el 26 de abril