El Gobierno de Navarra recurre al Supremo para elevar la condena de La Manada

Entiende que hubo violación en el caso de los sanfermines del 2016 y que los integrantes del grupo deben ser castigados con penas mayores que 9 años de cárcel; el abogado de la defensa ha presentado un recurso de casación


Redacción

El Gobierno de Navarra, personado como acusación popular contra los cinco miembros de La Manada condenados por abusos sexuales a una joven en los sanfermines del 2016, ha presentado recurso de casación ante el Tribunal Supremo por entender que hubo violación y que la sentencia debe contemplar penas mayores. Así lo ha anunciado la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, que ha explicado que, al igual que ayer anunció el abogado de los jóvenes aunque en su caso para reducir la pena, el Gobierno ha recurrido en casación la sentencia en el Tribunal Supremo, que ha admitido el recurso, informa la agencia Efe.

Los jóvenes fueron juzgados en primera instancia por la Audiencia Provincial de Navarra, que los condenó a nueve años de cárcel por abuso sexual con prevalimiento, condena que confirmó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que tampoco apreció la existencia de violación en los hechos, como demandan las acusaciones.

Ahora, el Gobierno de Navarra ha dado «el siguiente paso que podíamos dar» al presentar el recurso, pues «desde el primer momento no hemos compartido las diferentes sentencias que se han dado del caso y hemos entendido siempre que existió violencia».

Este es el argumento que sustenta su recurso, admitido ya por el Tribunal Supremo, que «avanza en esa línea de solicitar una pena mayor para los encausados, ya que hemos entendido siempre que existió violencia en ese suceso de los sanfermines del año 2016», ha subrayado la consejera.

El abogado de La Manada recurre

Por otra parte, Agustín Martínez Becerra, abogado de los cinco miembros de La Manada, ha presentado el recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la condena de nueve años de prisión por un delito de abuso sexual con prevalimiento a una joven en los Sanfermines de 2016.

El abogado ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el recurso se basa fundamentalmente en tres líneas, la primera de ellas que el juicio en la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra se realizó, en su opinión, «bajo una presión mediática que puede dar lugar a la nulidad del mismo».

Para Martínez Becerra, «esa presión se personalizó en algunos miembros del tribunal y por mucho que en la propia sentencia se haya dicho que no afectaba en ningún caso a la resolución, en muchísimos aspectos sí existía esa presión y sí se ha dejado ver en la resolución».

El segundo argumento que esgrime el abogado de La Manada es que, «de acuerdo con el nuevo criterio establecido por el Tribunal Supremo, la declaración de la denunciante no reúne ni pasa los filtros exigidos por ese criterio jurisprudencial, que son la ausencia de incredibilidad subjetiva, la verosimilitud del testimonio y la persistencia del mismo».

«Aportamos todos los elementos que han acreditado que no pasa esos tres filtros y la doctrina jurisprudencial al respecto», ha comentado el letrado.

En tercer lugar, Martínez Becerra argumenta en el recurso que «el principio acusatorio de abuso sexual con prevalimiento no se dilucidó a lo largo de la vista, y si bien es cierto que alguien acusado por un delito de agresión sexual puede ser condenado por abuso, el prevalimiento aparece de forma sorpresiva cuando ninguna de las acusaciones utilizó esa figura».

El abogado de La Manada ha presentado el recurso ante el Tribunal Supremo después de que la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmara en diciembre la condena de nueve años de prisión a los cinco miembros de La Manada, que permanecen en la actualidad en libertad provisional.

¿Por qué violan las manadas?

marta otero

Sentirse aceptados por el grupo y una educación sexual basada en la pornografía están detrás de los abusos

El porqué que se esconde detrás de las agresiones sexuales en grupo es una enmarañada madeja de razones. El fenómeno de la grupalidad masculina, unido al problema de una educación sexual empañada por la pornografía, están detrás del perfil de los miembros de todas las manadas. Los expertos tienen claro que no tiene nada que ver un violador o agresor sexual que comete un acto en solitario con uno que lo hace en grupo. Y alertan de que el efecto contagio existe.

Manuel Fernández Blanco, psicoanalista y psicólogo clínico en el Chuac, explica que, mientras que en la agresión individual prima más el factor impulsivo, «en fenómenos como el de la manada en primer lugar está el fenómeno de la grupalidad masculina, que se aprecia en su vertiente más radical. En general, a una escala menor, la mayor de las tonterías es irresistible para los hombres si se hace en un contexto grupal. Es como romper todos los retrovisores de los coches de la avenida por esta cuestión de ‘¿te vas a rajar?’ o que ‘¿a que no hay cojones?’». El experto explica, sin embargo, que el caso concreto de la Manada, el ser un acto planificado le confiere un estatuto diferente.

Seguir leyendo

Comentarios

El Gobierno de Navarra recurre al Supremo para elevar la condena de La Manada