Tensión en el rincón de los diputados castigados del PP

Méndez de Vigo, Nadal y Montoro, tres futuros exdiputados, coinciden en la Diputación Permanente

Los diputados Iñigo Méndez de Vigo (i), Álvaro Nadal (c) y Cristóbal Montoro, durante la runión de la Diputación Permanente en el Congreso de los Diputados
Los diputados Iñigo Méndez de Vigo (i), Álvaro Nadal (c) y Cristóbal Montoro, durante la runión de la Diputación Permanente en el Congreso de los Diputados

madrid / la voz

Varios de los diputados del PP laminados por la nueva dirección volvieron a reencontrarse este miércoles en el Congreso, donde tuvieron que regresar como miembros de la Diputación Permanente para hacer un último servicio al partido y votar contra los decretos leyes impulsados por el Gobierno. Fue una despedida de la Carrera de San Jerónimo doblemente amarga, a la que ya no regresarán. Por un lado, sus votos resultaron inútiles, ya que el Ejecutivo logró sacar adelante sus medidas; por otra parte, les tocó tragarse un último sapo y sonreír a algunos de los integrantes de la nueva dirección del partido, porque en el PP todavía no se han perdido las formas y, a diferencia de lo que sucede en otras formaciones, la ropa sucia sigue lavándose dentro de casa.

A grandes rasgos, la Diputación Permanente es una especie de selección de diputados que se mantienen alerta cuando las Cortes están disueltas para decidir en casos de emergencia. Ayer se reunió a petición del Gobierno para convertir los viernes sociales de Sánchez en realidad, y llamó poderosamente la atención la facilidad para plasmar en una fotografía lo que habían cambiado las tornas en las filas populares desde que Casado ganó las primarias.

En una esquina de la sala coincidieron tres de los ministros del último Gabinete de Rajoy y, a su vez, tres de los grandes enfadados con el nuevo rumbo que está tomando el PP. El de Cultura y exportavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo; el de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal; y el de Hacienda, Cristóbal Montoro. Desde el córner siguieron con muy poca o ninguna atención el debate mientras saludaban a viejos amigos sin encaje en el nuevo PP, pero también a otros de la nueva directiva, como Dolors Montserrat, que se acercó a preguntar qué tal estaban y se encontró con que un exministro le recriminó que al menos podían haberlos llamado para decirles que se iban a quedar fuera de las listas, por mucho que estos ya se lo oliesen.

Iturgaiz deja la política

Al pelotón de enfadados se unió ayer el eurodiputado vasco Carlos Iturgaiz, que anunció su abandono de la política tras verse relegado al puesto número 17 de las listas que presentará el PP a las Europeas desde el que considera imposible renovar su acta en Bruselas.

Castigados por Casado esperan su derrota para reivindicar a Feijoo

Fran Balado

Los críticos vaticinan un batacazo para el 28A y ven en el gallego la única solución

La limpieza que ha emprendido Pablo Casado a la hora de confeccionar las listas de cara a las cuatro citas electorales que se celebrarán en los dos próximos meses no ha sentado nada bien en los sectores del PP más afectados. Los afines a Rajoy, a Soraya Sáenz de Santamaría y a María Dolores de Cospedal han desaparecido o han quedado relegados a plazas menores.

Lo cierto es que muchos ya se esperaban este baile de sillas que ha emprendido Casado para rodearse de sus más fieles, pero jamás que este fuese a resolverse de una forma tan radical y que puede resumirse en dos brochazos: la marcha de diputados con una dilatada trayectoria y la incorporación de próximos al aznarismo, economistas sin carné de partido, toreros y otras figuras independientes, que cuentan con grandes opciones de ocupar un escaño en la próxima legislatura. Eso siempre y cuando el batacazo electoral del PP al que apuntan determinadas encuestas no sea tan catastrófico como vaticinan los críticos.

Seguir leyendo

Comentarios

Tensión en el rincón de los diputados castigados del PP