La lucha de Sarah Almagro, la joven que perdió las manos y los pies por una meningitis

Sufrió la enfermedad con solo 18 años y ahora batalla para que se amplíe el calendario de vacunas en toda España y nadie tenga que sufrir lo que ella ha vivido

Sarah Almagro
Sarah Almagro

Efe / Marbella

Disfrutaba del primer verano en que podía cruzar fronteras prohibidas por la noche y divertirse como cualquier joven con 18 años, pero una meningitis meningocócica lo cambió todo. Le causó una septicemia de la que milagrosamente sobrevivió aunque con graves secuelas como la amputación de las extremidades. Ocho meses después, Sarah Almagro habla en primera persona con Efe para agradecer la ola de solidaridad que ha crecido en torno a ella a fin de recaudar los fondos necesarios para facilitarle las prótesis biomecánicas que le permitan moverse por sí misma y así tener una vida adaptada lejos de la silla de ruedas.

«Estoy bien, pero un poco harta de la situación, de estar siempre sentada, tumbada, con lo activa que yo era», describe Sarah, que se ha embarcado en una iniciativa para promover la concienciación sobre la vacunación.

Los médicos, explica su madre, Silvia Vallejo, no esperaban que hubiera sobrevivido, consideran su caso «un milagro», y tanto ellos como la propia enferma tienen claro que el deporte le ha «salvado la vida». Amante de los deportes de agua, Sarah intenta ahora volver a la rutina y, entre otras cosas, ha empezado a acudir a clase de Derecho a la Universidad, aunque su sueño ahora, más que «ser inspectora de Hacienda», el que se marcó cuando terminó Bachillerato, es ser «triatleta paralímpica».

«Me gustaría dedicarme al deporte paralímpico e intentar llegar al triatlón», confiesa con mirada chispeante, y es que Sarah no ha perdido su sonrisa a pesar de la dureza de estos meses, de despertar en una UCI donde recibió la noticia de su enfermedad, que «no sabía que existía».

A través de la asociación Somos tu ola han iniciado una campaña para concienciar sobre la importancia de las vacunas, y su familia ha mantenido reuniones con responsables del Gobierno a fin de incluir en el calendario vacunal la tetravalente de meningitis con serotipos A, C, W. El primer paso ya se ha conseguido, con el compromiso de la Junta de Andalucía de introducirla y esperan que la iniciativa se extienda al resto de España, puesto que ya está implantada en otros países. Confía en que su caso sirva para dar a conocer la enfermedad porque asegura que «la gente debe tomar conciencia de que las vacunas son importantes, son por su bien», incide.

 

Su lucha personal continúa, sus riñones siguen sin funcionar, lo que la mantiene en diálisis semanal y los médicos descartan un trasplante, por el momento, debido a su estado físico, ya que podría rechazarlo. Los muñones de sus brazos ya están curados, preparados para poder acoplarse a unas prótesis biónicas, verdaderos artilugios robotizados cuya longevidad no va más allá de los ocho años, y su precio unitario ronda los 50.000 euros. Sin embargo, los injertos en la pierna derecha no están curando todo lo rápido que se esperaba debido a una «exposición de rótula, la herida se ha quedado estancada», indica la propia afectada.

Reconoce que el camino no está siendo fácil, que tiene sus días y momentos de «bajón» pero que gracias al apoyo social, a la gran solidaridad que su caso ha originado, se siente «muy arropada» y «con fuerzas», incluso para superar poco a poco su timidez.

«Cuando supe lo que tenía le pregunté a mi madre que por qué a mí, porque con toda la gente mala que hay en el mundo, yo no soy tan mala», reconoce Sarah, que añade a continuación con la mirada de alguien que ha renacido: «Mis prioridades ahora han cambiado, ya no me quejo porque me salga una heridita de nada».

Meningitis, la enfermedad más temida por los padres

ELISA ÁLVAREZ

Debido a su consecuencias devastadoras, siete países han introducido la vacuna frente al meningococo B en sus calendarios oficiales y los expertos reclaman que se incluya también en España

Tiene una pequeña incidencia, pero sus consecuencias son tan devastadoras que a los padres les aterra su nombre. La enfermedad meningogócica invasora es la patología prevenible con vacuna que más preocupa a los padres. El 76 % la sitúan entre las tres más temibles, por encima de la hepatitis B y la infección por neumococo. Es llamativo que solo el 6 % de los progenitores sitúe el sarampión entre las enfermedades más preocupantes para sus hijos, una cifra que se queda en el 18 % en el caso de la difteria.

Los datos parten de una encuesta realizada a 1.001 padres y madres con niños de 0 a 15 años para la farmacéutica GSK, que es precisamente quien comercializa la vacuna de la meningitis B, y se dieron a conocer en una jornada organizada para pediatras y periodistas en Madrid. Otro de los puntos destacados de la encuesta es la importancia que dan los padres a los profesionales sanitarios. El 90 % consideran a este personal como la figura clave para informarles de las vacunas, por encima de países del entorno. Hay, sin embargo, un desconocimiento por parte de la población de la enfermedad de la meningitis y de sus vías de contagio. Solo el 29 % saben cuál es la vía más habitual de propagación, a través de las secreciones respiratorias de un portador o una persona infectada al toser o estornudar.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La lucha de Sarah Almagro, la joven que perdió las manos y los pies por una meningitis