Nueva York adelanta la edad de las vacunas del sarampión ante la epidemia

Los expertos invitan a inmunizar a los niños en las zonas de riesgo antes del año, que era la edad recomendada


redacción

La alerta de sarampión en Estados Unidos está obligando a algunas zonas a tomar medidas urgentes. En Nueva York, las autoridades han invitado a los padres a adelantar la vacunación en zonas de riesgo para proteger a los más pequeños. Hasta ahora, los calendarios contemplaban la vacunación por primera vez contra el sarampión, las paperas y la rubeola alrededor del año de edad, pero dado el aumento de casos, los bebés en áreas con brotes de sarampión están siendo vacunados incluso antes de esta fecha.

La incidencia del sarampión en EE.UU. sigue creciendo y ya se han contabilizado al menos 704 casos en lo que va de 2019, la mayor cifra en 25 años, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que han puesto en marcha una campaña urgente para recordar la importancia de la vacunación, ya que casi tres cuartas partes de los casos infectados corresponden a personas no vacunadas. «Insto a los sanitarios a que animen a los padres a vacunar a sus hijos para protegerlos y para evitar que las enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, se propaguen en sus comunidades. Debemos unirnos como país para eliminar una vez más el sarampión y evitar brotes futuros», declaró el director de los CDC, Robert Redfield. De acuerdo con los CDC, el brote actual se originó en personas no vacunadas que se infectaron en el extranjero y regresaron al país. Es por ello que las autoridades están enfatizando la necesidad de vacunarse en caso de que se planee salir de los Estados Unidos.

Según datos de los CDC, el sarampión es todavía una enfermedad bastante común en varias partes del mundo y causa aproximadamente 89.780 muertes al año. Del total de enfermos de sarampión registrados hasta el 26 de abril, el 71 % son personas que no estaban vacunadas, un 11 % estaban vacunados pero solo con una de las dosis recomendadas y un 18 % no sabía si habían sido vacunados o no.

Los estados que han observado un mayor número de casos son Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Míchigan, Misuri, Nevada, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Texas, Tennessee y Washington.

Sin embargo, el grueso se concentra en tres brotes: dos en el estado de Nueva York y otro en el estado de Washington. En el caso de Nueva York, los dos brotes se concentran en comunidades judías ultraortodoxas, una en el distrito de Brooklyn y otra en el condado de Rockland, a las afueras de la ciudad.

Entre las comunidades ultraortodoxas de Brooklyn existe un debate entre quienes defienden las inoculaciones y quienes las rechazan porque, según alegan, contienen «ADN de mono, rata y cerdo», están fabricadas con células de fetos humanos abortados y generan autismo. Ese es uno de los bulos que se está extendiendo.

«Es imperativo que corrijamos la información errónea y apacigüemos a los padres temerosos para que puedan proteger a sus hijos de enfermedades que dejan consecuencias a largo plazo en su salud», afirmó uno de los funcionarios del departamento sanitario.

Un crucero para retiros de la Iglesia de la Cienciología, en cuarentena por sarampión

 

Las autoridades de la isla caribeña de Santa Lucía han puesto en cuarentena un crucero con unos 300 pasajeros a bordo después de que se haya confirmado un caso de sarampión entre los tripulantes. Según apunta la cadena de televisión estadounidense NBC, e informa Europa Press, el barco podría pertenecer a la Iglesia de la Cienciología.

«El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa. Cualquiera que no esté inmunizado de forma adecuada puede contraer la enfermedad si ha habido un contacto estrecho con el caso confirmado», ha defendido en su comunicado la máxima responsable médica de la isla, Merlene Fredericks-James.

«Por tanto, es probable que otras personas en el barco puedan haber estado expuestas», ha defendido, precisando que el médico a bordo ha puesto en aislamiento el caso confirmado, una integrante de la tripulación que se encuentra «estable». Según la responsable, las autoridades de Santa Lucía están en contacto con la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) y la Agencia de la Salud Pública Caribeña (CARPHA). El crucero lleva en cuarentena desde el lunes por la mañana.

Las autoridades de la isla no han querido desvelar el nombre del barco, pero un sargento de los Guardacostas, Victor Theodore, ha indicado a NBC News que se llama Freewinds, nombre del crucero propiedad de la Iglesia de la Cienciología. Según esta fuente, las fotos que la Iglesia tiene en su web del barco se corresponden con el que se encuentra atracado en Santa Lucía.

Según Reuters, la web de seguimiento del tráfico marítimo MarineTraffic.com muestra un barco de bandera panameña identificado como Freewinds atracado en puerto cerca de la capital de Santa Lucía, Castries. De acuerdo con esta web, su siguiente escala es la isla de Dominica. Por ahora, la Iglesia de la Cienciología no ha confirmado que se trate de su barco. En su página web explica que el Freewinds se usa para «retiros religiosos que representan el nivel más avanzado de terapia espiritual en la religión de la Cienciología». El barco tiene como puerto de amarre Curaçao.

La noticia de la cuarentena se conoce mientras el número de casos de sarampión ha alcanzado una cifra récord en 25 años, con más de 700 personas diagnosticadas en lo que va de año, un aumento que vendría motivado por la caída en los niveles de vacunación de la población.

 

Veinte años de antivacunas, una corriente que crece al calor de Internet

marta otero

El 80 % de las familias que deciden no inmunizar a sus hijos encuentra la información a través de la Red

Son 37 muertes y más de 40.000 casos de sarampión en Europa en el primer semestre. Casi ocho veces más que en el 2016. Detrás de esta cifra alarmante los expertos colocan a la corriente antivacunas que se extiende por el continente bajando la tasa de vacunación en algunos países por debajo del 95 % recomendado.

¿Pero de dónde viene esta imparable tendencia en contra de la inmunización? Pues el germen fue el artículo un médico inglés, el doctor Andrew Wakefield, publicó hace ahora veinte años, en 1998, en el prestigioso The Lancet. En aquel texto se vinculaba la vacuna triple vírica con un aumento de tasas de autismo entre los niños. «Ya era curioso -explica Amos José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología- que el número de niños participantes en el estudio era inferior al número de firmantes». Una investigación periodística independiente constató que el artículo había sido falseado, que era un fraude. «En primer lugar -explica García Rojas- porque varios de los niños que participaban en el estudio habían sido suministrados amablemente por familias que habían presentado demandas contra las farmacéuticas para asociar el autismo con la triple vírica». Después de esto, el doctor Wakefield fue expulsado del Colegio de Médicos de Reino Unido, y la revista se retractó por haber publicado el artículo. El médico se fue a Estados Unidos, pero su sombra se extendió por las redes dando lugar a una corriente que en algunos países europeos, como Italia, ha llegado incluso al Gobierno e influido en la toma de decisiones sobre la vacunación.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Nueva York adelanta la edad de las vacunas del sarampión ante la epidemia