Luke Perry, enterrado dentro de un traje de setas biodegradable

La última voluntad del actor fue esta opción de sepelio sin ataúd que había descubierto antes de morir


Dos meses después de la muerte de Luke Perry, que interpretó a Dylan McKay en la serie de los noventa Sensación vivir, su hija ha revelado cuál era la última voluntad del actor. Sophie Perry publicó en su cuenta de Instragram una bucólica foto de un bosque con setas para revelar que su padre no fue enterrado en un ataúd a la manera convencional, sino dentro en un traje especial para enterramientos fabricado a partir de hongos y concebido para aquellos que prefieren un «funeral verde» y sostenible.

Cuenta Perry que su padre había descubierto la existencia de estos trajes «que devuelven tu cuerpo a la tierra sin dañar el medio ambiente» y le había emocionado la idea. De hecho había pedido expresamente ser enterrado en uno de ellos cuando llegara el momento de su muerte.

View this post on Instagram

💋In December I went to San Francisco with two of my best friends. One of them, had never never been to California, so we went to show him the Redwoods. I took this picture while we were there, because i thought, “damn, those mushrooms are beautiful.” Now, mushrooms hold an entirely new meaning for me. Any explanation i give will not do justice to the genius that is the mushroom burial suit, but it is essentially an eco friendly burial option via mushrooms. All i can say is that you should all look into them at coeio.com or just by googling “mushroom burial suit” . My dad discovered it, and was more excited by this than I have ever seen him. He was buried in this suit, one of his final wishes. They are truly a beautiful thing for this beautiful planet, and I want to share it with all of you.

A post shared by Sophie Perry (@lemonperry) on

Según Coeio.com, la compañía que apuesta por esta opción de enterramiento, cada sudario cuesta 1.500 dólares y tiene dos colores a elegir: negro y natural. El traje, que cuenta con una capucha para cubrir la cabeza y la cara del fallecido, incluye hongos y microorganismos que permiten acelerar el proceso de descomposición y generar nutrientes para las plantas, al mismo tiempo que elimina las toxinas del cuerpo.

El actor estadounidense Luke Perry falleció el 4 de marzo a los 52 años en el hospital en el que permanecía en observación tras haber sufrido un derrame cerebral la semana anterior.

«Estaba rodeado de sus hijos Jack y Sophie, de su novia Wendy Madison Bauer, de su exesposa Minnie Sharp, de su madre Ann Bennett, su padrastro Steve Bennett, sus hermanos Tom Perry y Amy Coder, y de otros familiares cercanos y amigos -manifestó su representante a través de un comunicado-. La familia aprecia todo el apoyo recibido desde todo el mundo y pide respeto a la privacidad en estos momentos de luto».

Perry nació y creció en Ohio, y tras terminar sus estudios de educación secundaria se mudó a Los Ángeles para probar suerte en el mundo de la interpretación. La oportunidad se le presentó en bandeja con Beverly Hills, 90210, título original de aquella noventera Sensación de vivir en la que el actor de sonrisa inclinada y tupé encarnaba al chico malo, pero bueno, atormentado y de vuelta de todo. El chicle de aquel hit se extendió de 1990 a 1995, y luego, de nuevo, 1998 al 2000 en una segunda vida, doscientos episodios en total que pusieron en órbita al intérprete, de los pocos de aquel elenco de veinteañeros haciendo de chavales de 16 y 17 que más frutos obtuvieron de aquella suerte de telenovela juvenil. 

El actor participó también en filmes como The Enemy, Dirt o El quinto elemento, y en el 2002 estrenó su propia serie dramática, Jeremiah, la historia de un futuro postapocalíptico, un virus mortal y escasos supervivientes, muy pocos capaces siquiera de llegar a la pubertad. Incursionó esporádicamente en Mentes criminales y puso voz al hermano de Krusty el payaso en un capítulo de Los Simpson.

Luke Perry estaba metido ahora en la piel de Fred Andrews, padre de Archie Andrews en Riverdale, papel por el que seguramente lo reconocerán las nuevas generaciones. Recientemente se emitió a título póstumo el último capítulo de esta serie en el que participaba el actor. En la ficción adolescente, un híbrido de drama y misterio que en su estética recuerda sugestivamente a la saga Crepúsculo, el actor encarnaba a un hombre divorciado, dueño de un negocio de construcción, honesto, tranquilo y conservador, muy preocupado por su hijo, uno de los personajes principales del drama.

El actor fue ingresado el mismo día que la cadena Fox anunció el regreso, este verano, se Sensación de vivir, un remake con el reparto original que, sin embargo, ya no contaba ni con Perry -ocupado en Riverdale- ni con Shannen Doherty, que continúa peleando contra su cáncer. El intérprete sí aparecerá en otro trabajo más. Lo hará póstumamente en Once Upon a Time in Hollywood, la nueva película de Quentin Tarantino sobre los asesinatos de la Familia Manson, donde Perry encarna al actor canadiense-estadounidense Wayne Maunder.

Comentarios

Luke Perry, enterrado dentro de un traje de setas biodegradable