¿Acabará cerrando el zoo de Barcelona?

El ayuntamiento de Ada Colau ha prohibido la reproducción de animales en el parque


redacción

La polémica sobre el futuro del zoo de Barcelona está servida. Con la sociedad dividida entre los que apoyan su cierre y quienes abogan porque se mantenga, el ayuntamiento que lidera Ada Colau aprobó en un pleno un veto a que se reproduzcan en el parque las especies que luego no puedan ser liberadas en la naturaleza. La modificación de la ordenanza contó con el apoyo de BComú, PdeCAT y ERC, y el voto en contra de Ciudadanos, PSC y PP.

Detrás de esta decisión se esconde una campaña liderada por los animalistas de Libera, que ha logrado los apoyos suficientes para que sea una realidad que 2.000 animales de 300 especies que viven en el lugar se trasladen a otros emplazamientos o sean cuidados en el zoo hasta el momento de su muerte. La única excepción son los que estén en peligro de extinción, que serán reintroducidos en la naturaleza.

El centenario zoo se encamina, pues, hacia su cierre, algo que ha sido criticado desde algunos sectores científicos. Oriol Sabater, hijo del primatólogo y descubridor del gorila albino Copito de Nieve, aseguró que «es una atrocidad que cierren el zoo de Barcelona» ya que «todos los gorilas y otras especies tienen derecho a vivir dignamente».

 Espacio de investigación

En una conversación con Efe, el hijo de Jordi Sabater Pi admitió que «puede que los zoos en sus inicios no tuvieran buenas intenciones y sus objetivos fueran egoístas, pensando solo en el público», pero que actualmente «los zoos son un espacio de investigación y de reproducción de valor inigualable».

Para los trabajadores del zoo, la normativa que veta la reproducción, unida a la estrategia de la plataforma Zoo Siglo XXI -cuyo primer objetivo era el cierre del zoológico y que ahora ha moderado su discurso-, supondrán el cierre del zoo en pocos años. La teniente de alcalde de Ecología, Janet Santz, en cambio, considera que ambas propuestas son compatibles.

Los empleados consideran que esta medidas desencadenarán poco a poco una disminución de las inversiones y temen que se repitan situaciones como la del acuario de los delfines, obsoleto y anticuado, y otras instalaciones.

Por su parte, el comisionado municipal de Ecología, Frederic Ximeno, defendió en su momento que el proyecto permitirá que la capital catalana tenga un zoo moderno y centrado en la conservación integrada, aunque al mismo tiempo admitió que se trata de un tema que genera distintas opiniones, aunque ha insistido en que el Zoo de Barcelona debe avanzar hacia un modelo basado en la educación, la conservación y la investigación.

Comentarios

¿Acabará cerrando el zoo de Barcelona?