Emoción y respeto en la capilla ardiente de Rubalcaba, un «gran hombre de Estado»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

El Salón de los Pasos Perdidos del Congreso acogió el homenaje público a la figura del político socialista

11 may 2019 . Actualizado a las 16:04 h.

Pocos minutos después de las dos de la tarde, tras el paso de cientos de personas por la capilla ardiente situada en el centro del salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, se cerró el homenaje público a la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba, fallecido este viernes a causa de las complicaciones causadas por un ictus cerebral detectado el pasado miércoles. Su féretro, cubierto por las banderas de España y del PSOE y rodeado de rosas rojas, fue velado por numerosas autoridades durante más de cinco horas.

Las imágenes de máxima emoción y respeto se sucedieron a lo largo de toda la jornada, desde las nueve de la mañana, momento en el que se abrió la capilla ardiente al paso de quienes se agolpaban ya a las puertas del Congreso para testimoniar su reconocimiento al que fue ministro, vicepresidente y líder del PSOE.

Entre los que quisieron acudir a darle el último adiós a Rubalcaba estuvieron los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, la infanta Elena, líderes socialistas de todas las etapas, desde Felipe González hasta Pedro Sánchez, que incluso se abrazó con el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, uno de los más críticos. También de otros partidos, como Albert Rivera, de Ciudadanos, Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados, del PP, Irene Montero, de Unidas Podemos.