Cae Josu Ternera, el último «mito» de ETA

David Guadilla COLPISA

ACTUALIDAD

Luis Tejido | Efe

Durante su mandato, la banda terrorista cometió algunos de los atentados más sangrientos de su historia, entre ellos el de Hipercor y el de la casa cuartel de Zaragoza

17 may 2019 . Actualizado a las 11:50 h.

Diecisiete años después de huir de la Justicia para no responder por el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, el último gran jefe en libertad de ETA, fue detenido hoy en una operación denominada «Infancia robada» desarrollada por la Policía gala en colaboración con la Guardia Civil.

Fue capturado en Sallanches, una localidad de 15.000 habitantes en los Alpes franceses fronteriza con Suiza, a escasos 50 kilómetros de Ginebra, donde negoció con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el fin del terrorismo en el 2006. La banda frustró aquella esperanza y no fue hasta el año pasado cuando anunció su disolución. Fue el propio Ternera el que la hizo oficial a través de un audio. Sin lograr ninguno de sus objetivos, sin épica. A sus 68 años y enfermo de cáncer, Urrutikoetxea fue arrestado cuando se dirigía a un centro hospitalario para recibir tratamiento.

Su detención acaba con su trayectoria en la clandestinidad y reabre su periplo judicial. Tiene pendiente de cumplir en Francia una condena de ocho años que le fue impuesta en el 2017 por formar parte de la dirección de ETA. En España, está acusado de ordenar el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza el 11 de diciembre de 1987, en el que murieron once personas, entre ellas seis niños.