Así afecta a tu bolsillo la guerra comercial entre China y EE.UU.

La batalla de aranceles entre EE. UU. y China encarece la producción de móviles, moda o juguetes que empiezan a pagar los consumidores. La estimación: 744 euros por familia


Redacción

Laura es jefa de ventas de una empresa de distribución de Vigo. Sigue, por las noticias, la guerra de los aranceles abierta entre EE. UU. y China, pero de lejos. No había reparado en hasta qué punto podría verse afectada hasta que hace unos días supo que el conflicto amenaza con impedir las actualizaciones de su flamante Huawei.

Nada que no se pueda remediar cambiando de marca de terminal, pero ese es solo un ejemplo de las consecuencias de un conflicto geoestratégico que se viene librando entre estos dos grandes gigantes de la economía mundial desde hace más de un año, y cuyo impacto ya empieza llegar a nuestros bolsillos.

Móviles más caros, zapatillas deportivas y prendas de ropa de origen estadounidense que consumimos ya han comenzado a encarecerse, después de que el presidente americano Donald Trump diera la orden de aplicar aranceles a los productos chinos. Y claro, China contestó a su manera: aplicando la misma medicina a los productos americanos, por valor de 60.000 millones de dólares. Un estudio de Peterson Institute for International Economics explica que el sobrecoste que supone a los fabricantes el pago de estos aranceles se repercutirá de forma directa en el precio juguetes, aparatos electrónicos y de la industria de la moda y el calzado.

Para echar a correr

La juguetería importada a EE. UU. (fabricada a su vez en China) se vería afectada en un su totalidad; la del calzado, en un 93 %, y el textil y la moda (complementos), en un 91%, lo que representa una subida de precios en casi la totalidad de los bienes de consumo. Un dato a tener en cuenta, el 72 % de las zapatillas que exporta EE. UU. a todo el mundo, incluido el mercado español, están fabricadas en China.

¿Cómo se traduce esto en nuestra factura de la compra? La FDRA (Footwear Distributors and Retailers of America) asegura que la zapatilla que suele costar alrededor de 49 dólares (unos 43 euros), con el arancel del 25 % pasará a costar 65 dólares (58 euros). Las deportivas de precio más elevado, las que se mueven entre los 150 y 200 dólares, podrían pasar a los 250 (unos 223 euros). Nike, el principal fabricantes estadounidense, están empezando a mover su producción a Vietnam, aunque China sigue siendo el país que domina la producción de calzado. La alemana Adidas también se lo plantea. Su compatriota Puma fabrica una tercera parte de sus productos en China y, según su CEO, Bjorn Gulden «es inevitable plantearse alternativas a la producción».

No es la única firma que lamenta esta guerra de aranceles. El CEO de Levi’s, Harmit Singh, también ha manifestado su disconformidad con la guerra de aranceles. «A largo plazo, podría tener impacto en cómo la gente considera a los productos americanos y las compañías americanas, y es algo por lo que nos deberíamos preocupar», ha dicho.

Otro buen ejemplo que amenaza a los bolsillos españoles es Apple, que ensambla en China el iPhone. Entre recargas tarifarias y riesgos de boicot comercial, podría verse obligada a elevar los precios de sus teléfonos un 14 %, según el banco JP Morgan.

El temor a la pérdida de mercado es tal, que un total de 173 compañías se dirigieron por escrito la semana pasada al presidente Trump en estos términos: «Como una industria que paga 3.000 millones de dólares en aranceles cada año, podemos asegurarte que cualquier aumento del coste de importar el calzado tiene un impacto directo en el consumidor». Tanto el FMI como el Banco Central Europeo están alertando del sobrecoste que ya está recayendo sobre los consumidores. Las cifras las ha puesto ya la Reserva Federal de EE. UU: La nueva ronda de aranceles le costará a cada hogar estadounidense medio 831 dólares (744 euros). No es difícil extrapolar el impacto que esta guerra que no ha hecho más que empezar a un bolsillo medio español.

Comentarios

Así afecta a tu bolsillo la guerra comercial entre China y EE.UU.