El éxito del PP para acaparar poder en los pactos influirá en la decisión de Casado para elegir portavoz en el Congreso

En la cúpula del partido admiten que no está descartada Álvarez de Toledo, aunque algunos barones prefieren un perfil más moderado


El presidente del PP, Pablo Casado, no ha tomado aún una decisión definitiva sobre las dos personas que liderarán la voz del Grupo Popular en el Congreso y Senado en esta XIII legislatura. La cúpula del partido está ahora volcada en los pactos postelectorales y, el éxito o el fiasco en esas negociaciones, influirá en la decisión final, según han indicado a Europa Press fuentes de la cúpula popular.

Aunque los miembros del PP esperaban que Casado anunciara el pasado lunes ante el Comité Ejecutivo los nombres de los portavoces parlamentarios en el Congreso y el Senado, al final decidió posponerlo para las próximas semanas. Una vez que estén encarrilados los pactos con Cs y Vox, se convocará una Junta Directiva del PP para ratificar esos nombramientos y las posibles coaliciones alcanzadas durante las negociaciones.

La diputada del PP por Barcelona Cayetana Álvarez de Toledo es una de las «opciones favoritas» de Casado desde el primer momento por ser buena oradora y tener gran preparación y capacidad. Además, algunas fuentes creen que su designación le permitirá competir y eclipsar a Inés Arrimadas, portavoz de Cs en el Congreso, como a su entender ocurrió en la campaña electoral de las generales.

El debate sobre el centro como perfil de fondo

Sin embargo, esta elección despierta recelos en destacados cargos territoriales del PP, que prefieren un perfil más moderado al considerar que «la remontada» del partido en las autonómicas y municipales tras el descalabro de las generales se debe al «giro al centro» de las últimas semanas.

De hecho, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acudió el lunes a Madrid a subrayar que el PP había logrado «mejores» resultados el 26 de mayo porque se ha «centrado» y ha «ensanchado sus bases» desde las generales del 28 de abril. Por eso, pidió «seguir insistiendo y persistiendo en el centro» político.

En parecidos términos se expresaron el andaluz Juanma Moreno o el vasco Alfonso Alonso, un mensaje que luego trasladaron en privado durante un almuerzo en 'Génova' al propio Casado, que «niega la mayor» al considerar que el PP ha estado «donde siempre».

«No hay ninguna decisión tomada»

Fuentes de la dirección nacional del PP han indicado a Europa Press que «no hay ninguna decisión tomada» sobre la Portavocía en el Congreso. Por lo tanto, prosiguen, «no está descartada» Álvarez de Toledo, a la que sus detractores identifican con el «aznarismo» y el «ala dura» del PP, y a la que también reprochan sus críticas a Mariano Rajoy en su anterior etapa como parlamentaria.

En los últimos días ha cobrado peso y visibilidad la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, que ha sido designada para formar parte del comité negociador de pactos que lidera el secretario general de la formación, Teodoro García Egea. En las quinielas aparecen otros nombres como Ana Beltrán, Belén Hoyo o Isabel García-Tejerina.

En el caso del Senado, en las filas del partido descartan la continuidad de Ignacio Cosidó como portavoz por la llamada «operación kitchen», pero la última palabra la tiene Casado. En los últimos días se ha especulado con la posibilidad de que el partido pueda dar entrada como senadores autonómicos al vicesecretario de Organización Javier Maroto, y otros pesos pesados del partido que se hayan quedado sin representación institucional tras los comicios, un extremo que Génova no ha confirmado en ningún momento.

Posibles cambios en la cúpula

Por lo pronto, Casado ha decidido darse un tiempo para tomar una decisión en firme sobre los portavoces parlamentarios y dentro del PP explican que «si al final el resultado de las negociaciones es positivo y se quedan del lado del PP muchos gobiernos», entre ellos Madrid, el presidente del PP saldrá «fortalecido», «cederá la presión interna» y tendrá las manos más libres para elegir, añaden las fuentes consultadas.

Además, las mismas fuentes no descartan que los anuncios de los portavoces y los comités de dirección del Grupo Popular en Congreso y Senado vayan acompañados de una remodelación de la cúpula del partido que Casado diseñó el año pasado tras imponerse a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso extraordinario del PP. «Es un tema de equilibrios», resume un dirigente del partido.

Comentarios

El éxito del PP para acaparar poder en los pactos influirá en la decisión de Casado para elegir portavoz en el Congreso