Espinar y los anticapitalistas piden el relevo de Iglesias y Montero de la dirección de Podemos

El exsecretario general de la formación en Madrid critica el «papel testimonial» que está alcanzando el partido en la política española.

;
Ramón Espinar lanza un órdago a Iglesias y Montero Tras los últimos resultados electorales, el ex secretario general de Podemos en Madrid señala cinco grandes crisis y reclama un Vistalegre III

Madrid

El exlíder de Podemos en la Comunidad de Madrid Ramón Espinar ahonda en la crisis del partido morada. El que fue uno de los hombres fieles a Iglesias en los comienzos políticos de la formación reclama ahora la salida del líder del partido y de Irene Montero. «La crisis de Podemos es insostenible. Hay espacio para nuestro proyecto político y Podemos puede tener futuro, pero los Iglesias-Montero no», aseguraron a Efe desde el entorno de Ramón Espinar, en alusión a la posibilidad de que la número dos de Podemos se convierta en la sucesora de Pablo Iglesias.

Desde Podemos en Andalucía también se mostraron hoy partidarios de abordar la continuidad de los dirigentes estatales de la formación, entre ellos del líder Pablo Iglesias, tras la apertura de un debate interno que analice y corrija los errores cometidos en las recientes citas electorales. La dirección andaluza que lidera la anticapitalista Teresa Rodríguez sitúa inicialmente su prioridad en el debate interno, pero el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, va más allá y asegura que Iglesias «debe asumir su responsabilidad con lo que ha pasado».

Por su parte, el exsecretario general de Podemos en Madrid plantea que una futura dirección de la formación se reconcilie con Íñigo Errejón, que decidió presentarse a las elecciones autonómicas con la marca Más Madrid, de Manuela Carmena, y se marchó de Podemos. 

Ramón Espinar, pidió ayer la celebración de una Asamblea Ciudadana (el máximo órgano de decisión del partido) de manera urgente para afrontar el futuro del partido morado. En una tribuna en eldiario.es, el exlíder critica abiertamente a la dirección de Podemos por eliminar la «pluralidad de portavoces» y encaminar al partido a una «homogeneización de mensajes, discursos y perfiles».

«Todas las organizaciones políticas sufren mutaciones con el paso del tiempo -asegura-, pero Podemos ha sufrido amputaciones en muy poco tiempo», y lamenta que el partido se encamine «a ocupar un papel testimonial».

Asimismo, Espinar critica las explicaciones ofrecidas por la cúpula de Podemos tras las elecciones del 28 de abril y del 26 de mayo, que parecen «una concatenación de excusas». «Es, cuando menos, terriblemente naíf pensar que los debates pueden mover más de un millón de votos», asegura. «Siempre hay un acierto que explica lo que ha pasado y, entre acierto y acierto, un millón de votos que se pierden», añade.

Espinar no entiende «qué consigue Podemos alentando un imaginario que convierte a los independentistas en parte del bloque progresista, y al espacio del cambio en un actor subordinado del PSOE». «Podemos pasaría de representar una irrupción popular y desde abajo en la política institucional a consolidarse como una élite política a la izquierda», sostiene. «No hay nadie hoy en Podemos que no piense que lo razonable sería encontrarnos en una Asamblea Ciudadana», argumenta, y recuerda que Podemos es «un proyecto del pueblo y no una nueva élite política de izquierdas».

Espinar abandonó Podemos en enero tras argumentar que no se daban «las condiciones» para llevar a cabo el proyecto. Su salida se produjo una semana después de que Íñigo Errejón anunciara que se presentaba como candidato a presidir la Comunidad por la plataforma Más Madrid.

Reacción desde Podemos

Las primeras reacciones a las palabras de Espinar llegaron de la mano de la coportavoz del Consejo de Coordinación de Podemos, Noelia Vera, quien ha afeado este lunes la tribuna abierta del exsecretario general de Podemos Madrid, Ramón Espinar, señalando que hablar de problemas internos en los medios «es cosa del pasado» y que desde la dirección siguen centrados en la negociación de un gobierno de coalición con el PSOE. Además, emplaza cualquier debate interno al Consejo Ciudadano Estatal que la formación celebrará este sábado.

Podemos perdió la mitad de los votos obtenidos en el 2015 y se queda al nivel obtenido por IU en 1991

La Voz

La formación morada podría perder el grupo propio en el Senado por sus malos resultados electorales

Los 882.524 votos obtenidos por Unidas Podemos en las elecciones autonómicas, cifra derivada de la suma de los resultados de las 12 comunidades que celebraron comicios el pasado domingo más la Comunidad de Valencia (que tuvo elecciones el 28 de abril), alejan a la formación de los resultados de 2015 en 900.000 votos, cuando obtuvieron un total de 1.796.930 apoyos, y les acerca a los números de Izquierda Unida (IU) en las autonómicas de 1991 cuando ésta alcanzó los 890.000 apoyos.

En esta comparativa que ha hecho pública Europa Press, teniendo en cuenta que en 1991 el censo electoral era menor que en 2019, en el caso de que se sumaran los votos de Unidas Podemos y los que obtuvo IU en aquellas comunidades donde se presentaron por separado (Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cantabria y Navarra), la cifra se elevaría 1.113.493 votos, dato que sigue siendo inferior a los 1,4 millones de votos que obtuvo la Izquierda Unida de Julio Anguita en 1995.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Espinar y los anticapitalistas piden el relevo de Iglesias y Montero de la dirección de Podemos