Pablo Iglesias reclama a Sánchez un tercio de los ministros en un Gobierno de coalición

Exige una representación proporcional a sus resultados y pide «calma y buenos alimentos» porque las negociaciones serán «largas»


Madrid / La Voz

En vísperas de la crucial reunión del Consejo Ciudadano Estatal del sábado, en el que el Pablo Iglesias tendrá que escuchar las críticas y la petición de responsabilidades de los dirigentes críticos por los malos resultados en las últimas elecciones, los principales dirigentes del grupo confederal de Unidas Podemos se han reunido este viernes en el Congreso para ofrecer una imagen de unidad, en una cita en la que ha estado presente el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, al que Iglesias ha sustituido por el canario Alberto Rodríguez. Un nombramiento que ratificará mañana el Consejo Ciudadano.

El objetivo de la cita era preparar las negociaciones con el PSOE de cara a la formación de Gobierno. Tras la cita, Iglesias ha insistido en que la posición sigue siendo la de exigir un Gobierno de coalición con presencia de ministros de Unidas Podemos «en proporción de los votos» obtenidos en las elecciones generales y a su representación en el Congreso. Algo que, en términos de votos, supondría en la práctica la mitad del Ejecutivo, ya que el PSOE obtuvo 7,4 millones de votos y Unidas Podemos 3,7 millones, y atendiendo a los escaños, que la formación de Iglesias contara con casi un tercio de las carteras del Gobierno, ya que los socialistas tienen 123 diputados y Unidas Podemos 42.

«Los números son tozudos», insistió Iglesias, que, frente las reticencias de Pedro Sánchez a formar una coalición de Gobierno, advirtió de que el líder del PSOE solo tiene dos opciones: «Llegar a un acuerdo de investidura con la derecha que, aunque está buscando a PP y Ciudadanos parece que no los está encontrando, o a la izquierda». Y, para esta última opción, señaló que tendrá que acordar con su partido «un programa progresista y un Gobierno de coalición». Aunque en Unidas Podemos están cada vez más convencidos de que la intención de Sánchez es llegar a algún tipo de acuerdo con Ciudadanos que le permita ser investido sin necesidad de pactar con ellos, creen que no lo logrará. Iglesias insistió en que «más temprano o más tarde» habrá un Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Cuestionó las últimas declaraciones de Sánchez tachándolas de «altisonantes» y las enmarcó en la intención de presionarle, aunque, a su juicio, al final se se impondrá «el sentido común».«Calma y buenos alimentos», señaló para aparentar la calma con la que afronta estas negociaciones que, según auguró serán «largas» y con «sobreactuaciones, ruedas de prensa por sorpresa y grandes anuncios». «Vamos a dialogar, vamos transigir y más temprano o más tarde tendremos un Gobierno de coalición progresista», señaló el secretario general de Podemos, que se verá con Sánchez el próximo martes abriendo así la ronda de negociaciones iniciada por el presiente del Gobierno en funciones para buscar apoyos a su investidura.

Antes de estas declaraciones, Pablo Echenique quiso restar trascendencia a su destitución como secretario de Organización y consideró «natural y normal» que se roten responsabilidades en el partido y «doblemente normal» que estas se produzcan en Secretaría de Organización, en la que él lleva tres años al frente. A pesar de que el propio Iglesias ha puesto el acento en el fracaso del partido en las municipales y autonómicas por no haber logrado una implantación territorial, tarea que en teoría recaía sobre Echenique, este aseguró que su relevo fue una decisión asumida después de las elecciones generales para abrir una etapa política con un «tablero diferente». «Es sano que abordemos cambios en nuestras estructuras para adaptarnos mejor a la nueva época y hagamos un trabajo mejor», concluyó.

Iglesias, cada vez más solo en Podemos

Gonzalo Bareño

Arrecian las críticas internas a su liderazgo y su estrategia política, aunque no hay por ahora consenso para apartarlo del cargo

Pablo Iglesias afronta este sábado un complicado Consejo Ciudadano. No solo por los malos resultados electorales, sino porque arrecian las voces críticas con su liderazgo, su estrategia y sus planes de que su sucesora sea Irene Montero.

Iglesias considera que el artículo de Ramón Espinar llamando a apartarlo es un intento de torpedear la negociación de un Gobierno de coalición. Pero Espinar no está solo. Aunque no hay una figura que concite suficiente consenso para relevarlo, Iglesias tendrá que afrontar las críticas de líderes territoriales. Pero no teme un golpe de mano para apartarlo del liderazgo. 

Seguir leyendo

Comentarios

Pablo Iglesias reclama a Sánchez un tercio de los ministros en un Gobierno de coalición