Los capitanes de los equipos negociadores en la política española

Vox es el único partido que centraliza todos los pactos vía Madrid; el PP da autonomía, pero Génova tiene la bendición final


Madrid / La voz

Con España sumida en una maraña de negociaciones a nivel local, autonómico y estatal, a la espera de que se resuelva definitivamente el mapa político, los líderes de los principales partidos han decidido encomendar esta misión a unos equipos formados por gente de su más absoluta confianza. En juego está gran parte del poder que gobernará el país a lo largo de los próximos cuatro años. Desde pequeños ayuntamientos rurales hasta el palacio de Cibeles; desde Navarra hasta Canarias. Y por supuesto, La Moncloa. Todas están interconectadas, de modo que un bastón de mando puede desbloquear una presidencia autonómica y, esta, a su vez, acabar decidiendo dos votos decisivos para que la investidura de Pedro Sánchez no fracase.

El del PSOE todavía no está perfilado por completo. Sánchez reunirá mañana en Ferraz a la Comisión Ejecutiva Federal con el objeto de formalizar la comisión que coordinará las negociaciones, por lo que de momento no se ha oficializado ningún nombre, pero todo apunta a que el ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, y la portavoz parlamentaria en la Cámara Baja, Adriana Lastra, jugarán un papel fundamental. Ante el silencio de Sánchez en los dos últimos meses, estos dos fieles escuderos han sido los que han llevado la voz cantante del partido. Lastra incluso mantiene interlocución directa con su homóloga en Podemos, Irene Montero, de cara a intentar desbloquear ese proceso de investidura. Por supuesto, cualquier decisión de trascendencia deberá contar con la aprobación de Iván Redondo, principal asesor del jefe del Ejecutivo.

En el PP el capitán del equipo negociador es la mano derecha de Pablo Casado, el secretario general del partido, Teodoro García Egea, que cuenta con el aval de haber resuelto bien la papeleta del pasado diciembre en Andalucía. El murciano está acompañado por el vicesecretario Javier Maroto y por la presidenta del PP navarro, Ana Beltrán, por la importancia que tiene esta comunidad para los populares. Cada organización territorial dispone de cierta autonomía, pero todo ha de contar con la bendición de Génova 13.

El fontanero de Ciudadanos

La delegación de Ciudadanos también está liderada por su secretario general, José Manuel Villegas, un experimentado fontanero que cuenta con la colaboración del vicesecretario de Comunicación del partido, José María Espejo. Rivera les ha dado libertad para llegar a acuerdos a nivel territorial, levantando el cordón sanitario que él mismo estableció sobre el PSOE en la campaña de las generales.

Si en alguien confía ciegamente Pablo Iglesias dentro de Podemos es en Irene Montero. La defenestración de Echenique, cesándolo como secretario de Organización, significará todavía más poder para los números uno y dos de la formación morada.

Pedro Sánchez juega con el miedo a nuevas elecciones para tejer sus alianzas

Fran Balado

Celaá solicita la abstención del PP y de Ciudadanos para «que el Gobierno no dependa de los independentistas»

Fortalecido por los resultados de los dos últimos procesos electorales, Pedro Sánchez parece dispuesto a forzar la celebración de unas nuevas elecciones generales en otoño en caso de no lograr formar Gobierno en solitario.

Su incontestable triunfo del 28A le deparó las mejores cartas para afrontar las negociaciones poselectorales, pero la jugada no está lo suficientemente clara como para que acabe saliendo investido presidente. De momento, las posiciones de todos los grupos políticos parecen inamovibles. Nadie parece dispuesto a rebajar sus pretensiones. Pero todavía falta un mundo hasta que se celebre la votación, todavía sin fecha oficial, aunque prevista para la segunda semana de julio.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los capitanes de los equipos negociadores en la política española