Más de 400 detenidos en una protesta en Moscú contra el arresto del periodista Ivan Golunov

Entre los arrestados figura el opositor Alexei Navalni. Alrededor de 1.200 manifestantes reclamaron un castigo contra los agentes implicados en el arresto del periodista


Redacción

Más de 400 personas han sido detenidas este miércoles en una protesta en Moscú para reclamar un castigo contra los agentes de Policía implicados en el arresto del periodista Ivan Golunov, según el último balance del grupo de observadores OVD-Info. Entre los arrestados figura el opositor Alexei Navalni.

El Ministerio del Interior, por su parte, ha informado de más de 200 detenidos durante la manifestación no autorizada en la que han participado «unas 1.200 personas», según informa la agencia estatal Sputnik.

Golunov fue liberado este martes después de que se retiraran por falta de pruebas los cargos que se habían presentados en su contra, en un giro por parte de las autoridades en medio del malestar que había generado su arresto, que se consideró que había sido un montaje.

Pese a su liberación, los partidarios del periodista decidieron seguir adelante con una manifestación prevista para este miércoles aunque las autoridades habían advertido de que la concentración sería ilegal.

Según testigos de Reuters, más de 1.000 personas han marchado por las calles del centro de Moscú, coreando «Rusia será libre» y «Rusia sin Putin» mientras los policías les advertían de que no infringieran la ley y les bloqueaban el acceso a algunas calles.

Algunos de los manifestantes vestían camisetas blancas en las que se podía leer «Yo soy/Nosotros somos Ivan Golunov», el mismo lema aparecido en las portadas de los tres principales diarios rusos este lunes. Muchos de los participantes y de los detenidos son destacados periodistas y activistas rusos.

Sergei Udaltsov, un activista izquierdista, ha defendido que el caso de Golunov es un momento importante. «Si no mostramos solidaridad ahora entre nosotros, el sistema nos romperá a todos uno a uno», ha subrayado.

Para Ivan, uno de los manifestantes, la liberación de Golunov «no ha sido ninguna victoria, sino una medida táctica por parte de las autoridades para evitar que se produjeran desórdenes este miércoles». «Pero hemos acudido aquí de cualquier manera», ha añadido.

Golunov seguirá con su trabajo

Golunov dijo el martes tras su liberación que seguirá con su trabajo y sus investigaciones sobre casos de corrupción en el país. El periodista, que fue recibido por cientos de seguidores, expresó su deseo de que ninguna otra persona tenga que pasar por una situación similar a la suya, informa Europa Press. El reportero fue detenido el jueves pasado por un presunto delito de distribución de drogas y puesto dos días más tarde bajo arresto domiciliario. El periodista trabaja para el portal digital Meduza y es autor de numerosos artículos de investigación sobre la corrupción.

Durante el registro al que fue sometido, le fueron incautados cinco paquetes con polvo identificado más tarde como mefedrona. El reportero aseguró que la droga le fue colocada y que no tiene nada que ver con el asunto.

Meduza, la empresa para la que trabaja Golunov, había defendido en todo momento su inocencia, apuntando a que el caso estaría relacionado con su labor periodística, y denunció que el reportero había recibido amenazas en los últimos meses, supuestamente por una historia en la que estaba trabajando.

El ministro del Interior ruso, Vladimir Kolokoltsev, informó el martes, al anunciar la inminente liberación de Golunov, de que los agentes que llevaron a cabo el arresto están suspendidos por el momento de sus funciones.

Posteriormente, el Comité de Investigación de Rusia anunció que verificará las circunstancias del arresto con el fin de aclarar «todas las circunstancias» que llevaron a abrir una «causa penal por tráfico ilícito de estupefacientes» contra el periodista. «Se tomará una decisión procesal legal y razonable basada en los resultados de la revisión», aseguró la portavoz del organismo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Más de 400 detenidos en una protesta en Moscú contra el arresto del periodista Ivan Golunov