La entrevista «soñada» con la que Sara Carbonero vuelve al trabajo

La periodista recupera sus rutinas, como muestra ella misma en Instagram, después de anunciar que sufre cáncer de ovario


Redacción / La Voz

Sara Carbonero recupera poco a poco sus rutinas. Junto Iker Casillas, la periodista se convertía en una de las ausencias más destacadas de la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos el pasado fin de semana. Pero había una razón de peso: el portero del Oporto tuvo que viajar a la ciudad portuguesa para someterse de nuevo a una revisión médica, después de sufrir un infarto de miocardio a principios de mayo. Porque mayo se ha terminado por convertir en un mes trágico para la pareja. Primero Iker Casillas sufría un ataque al corazón durante el entrenamiento con su equipo, y apenas unas semanas después, Sara Carbonero anunciaba que había tenido que ser intervenida de urgencia tras detectarsele un cáncer de ovario

La pareja ha optado por hacer vida normal, y tras unas semanas en Madrid, coincidiendo con la recuperación de la periodista y el bautizo de Hugo, el hijo de una de sus mejores amigas, Isabel Jiménez, del que es madrina. También aprovecharon para disfrutar de las fiestas en el pueblo natal del futbolista, Navalacruz

El pasado fin de semana Sara Carbonero compartía varias fotos y vídeos en Oporto, y mensajes llenos de optimismo. 

Este jueves, Sara Carbonero compartía en las redes sociales unas imágenes muy especiales. Especiales porque suponen su vuelta al trabajo y también porque ella misma confesó que siempre había soñado con entrevistar a Alejandro Sanz, que pronto saldrá en la revista Elle con la que colabora la periodista. «A veces los sueños se cumplen y entrevistar a @alejandrosanz siempre fue uno de los míos. Gracias, maestro, por ese ratito de charla tranquila, por el paseo atropellado en buggy y por todo lo demás. Tenemos un 'Trato' muy grande entre manos», escribía junto a una imagen de los dos haciéndose un selfie. 

Cáncer de ovario, el tumor silencioso

Uxía Rodríguez

La  rapidez de evolución hace muy complicado detectar esta enfermedad en una revisión rutinaria, pero los tratamientos la han convertido en algo casi crónico

El cáncer de ovario es una enfermedad silenciosa con síntomas inespecíficos y muy difíciles de detectar. El talón de Aquiles de este tipo de cáncer es, precisamente, el diagnóstico tardío.

«Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente», anunciaba Sara Carbonero. Su caso es excepcional, ya que el 70 % de las veces se detecta en un estado avanzado, lo que hace que el pronóstico sea peor. 

Seguir leyendo

Comentarios

La entrevista «soñada» con la que Sara Carbonero vuelve al trabajo