Habla la víctima de La Manada: «Lo peor fue lo que vino después»

La joven ha enviado una carta a El programa de Ana Rosa


la voz

Hace justo una semana que el Tribunal Supremo se pronunció elevando de 9 a 15 años de prisión la condena contra los cinco integrantes de La Manada al considerar los hechos ocurridos en los Sanfermines del 2016 como una agresión sexual (violación) con intimidación y no un abuso sexual con prevalimiento, como hicieron dos tribunales anteriores. Una sentencia en la que modifican la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Navarra -que ratificó la anterior- y elevan la condena a 15 años para José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza y Antonio Manuel Guerrero, a quien además le imponen dos años más por robar el móvil de la joven madrileña de 18 años. El tribunal también incrementa a 100.000 euros el importe de la responsabilidad civil a la que tiene derecho la víctima. 

Ahora la víctima de esa violación ha decidido hablar y lo ha hecho a través de una carta que ha enviado a El Programa de Ana Rosa. En esa misiva desvela que fue peor el sufrimiento de estos tres años de proceso que lo ocurrido aquella noche de 2016.

«Tras casi tres años, este proceso por fin se ha terminado. Ha sido largo, intenso y sobre todo agotador. Lo peor no fue la situación vivida sino todo lo que vino después...», asegura la víctima de La Manada. 

La joven madrileña reconoce que, a pesar de todo, ha valido la pena: «Poco a poco voy recuperando el timón de mi vida».

También hay espacio en esa carta para dar las gracias. «Gracias de nuevo a aquellas asociaciones y personas por llevar esto a la calle, formando un eco por todos los rincones de España. Gracias por no haberme dejado sola. Os estaré eternamente agradecida pero yo no soy ninguna heroína, la fuerza para continuar, muchas veces, me la ha dado todo el calor y apoyo que he sentido en este camino». 

La presentadora, Ana Rosa Quintana, ha querido enviar un mensaje de apoyo a la víctima y le ha dado un consejo. «Saber que por fin se ha hecho Justicia nos ha reconfortado a todas. No pierdas la ilusión, la vida es maravillosa y ocurren cosas malas, pero por delante hay cosas estupendas que tienes que disfrutar», le ha recordado. 

No es la primera vez que esta joven decide romper su silencio. Ya lo hizo hace un año y de la misma manera. Con una carta a ese programa de Telecinco. En junio de 2018 se pronunció en medio de las protestas, la decepción y la indignación ciudadana por el auto de la Audiencia de Navarra que dejó en libertad condicional con una fianza de 6.000 euros a los cinco condenados por abusos sexuales. 

«Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es un plato de buen gusto, pero, ¿qué hubiera pasado si yo no hubiera denunciado? No os quedéis calladas, porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos», reflexionaba la joven en la carta escrita a El Programa de AR animando, de esta forma, a denunciar casos similares. 

La víctima de La Manada agradecía el apoyo que recibido por parte de las miles de personas que tomaron las calles de España, primero para protestar contra la sentencia y después para mostrar su desacuerdo con la puesta en libertad de los cinco condenados. «Quisiera agradecer a toda la gente que, sin conocerme, tomó España y me dio voz. Gracias por no dejarme estar sola, por creerme hermanas», decía en la carta. 

La joven también quiso mostrar entonces un profundo agradecimiento hacia sus padres de quienes sacó fuerzas: «Mamá, papá; gracias por haber sacado fuerzas y dármelas a mí». Subrayaba que no quería ser conocida como la chica de los San Fermines. «No soy la chica de San Fermines, soy la hija de, la nieta de, y la amiga de», escribía en la carta.

«Ha sido un camino duro, pero si he removido una conciencia, estoy satisfecha» contaba sobre el largo proceso que vivido desde aquella noche en Pamplona en que ocurrieron los hechos. 

 Además, animaba a denunciar a todas las jóvenes a las que les pase lo mismo que a ella. «Si os pasa, contadlo a algún amigo o familiar, no os quedéis calladas porque ganan ellos», escribe.

«Nadie tiene que lamentarse por beber o llevar minifalda, nos puede pasar a cualquiera» destacaba la víctima de La Manada en su carta, encabezada con la frase: «De víctima a superviviente y de ahí a mujer valiente». 

Ana Rosa Quintana mostró en aquella ocasión muy emocionada con las palabras de la víctima de La Manada. «Acabo de recibir este escrito, una carta, manifiesto o comunicado que le acaban de dar a mi compañero, el periodista Carlos Garayoa. No he tenido tiempo de leerla entera, pero les puedo asegurar que me ha emocionado como ninguna otra carta que haya recibido», señaló la periodista al inicio de su programa.

«Esta mujer, desde su silencio ha convertido las calles de toda España en un clamor», destacó. Y es que hasta ese momento la víctima de La Manada nunca había expresado su opinión, sus sentimientos, tras la sentencia, tras el auto de puesta de libertad de los condenados. «Hoy vamos a saber si siente odio y cómo se encuentra».

«Hermana, gracias por tus palabras», concluyó en la presentación.

Comentarios

Habla la víctima de La Manada: «Lo peor fue lo que vino después»