Los líderes europeos frustran el reparto de altos cargos en la UE

La cumbre en Bruselas se aplaza hasta mañana por la falta de consenso en torno a la figura de Timmermans

Tusk, a la izquierda, con el primer ministro Estonio, Juri Ratas
Tusk, a la izquierda, con el primer ministro Estonio, Juri Ratas

Bruselas / Corresponsal

Tras casi 17 horas de infatigables negociaciones, el Consejo Europeo acaba de anunciar que las conversaciones en torno al reparto de altos cargos de la UE se aplazan hasta mañana. La sesión se reanudará el martes a las 11.00 después de constatar la absoluta falta de consenso entre los líderes europeos, quienes abandonaron la sede de la institución visiblemente exhaustos por la batalla político que se libró esta noche en Bruselas.

El cansancio, el sueño y, sobre todo, las rencillas políticas y personales han pasado factura a los Veintiocho que han sellado hoy una de las citas más bochornosas de la historia de la UE, al mostrarse incapaces de desbloquear la designación de cargos a solo dos días de que la Eurocámara se vea en la tesitura de investir a su nuevo presidente.

Los intereses contrapuestos entre varios bloques geográficos de la UE y los problemas internos de la familia conservadora han puesto las negociaciones al borde del precipicio. Aunque el eje francoalemán había sellado un acuerdo político para designar al socialdemócrata Frans Timmermans como presidente de la Comisión Europea, los países del este, tres países de Visegrado (Polonia, República Checa y Hungría) y PPE se han levantado en armas contra la líder conservadora de más peso, la canciller alemana, Angela Merkel, y han dejado claro que la postura de Berlín no la comparten. Es más, insisten en que el candidato del PPE, Manfred Weber, tiene derecho legítimo a acceder al cargo. Pero el alemán no despierta simpatías en casi ninguna cancillería europea. Ni siquiera en Budapest. A pesar de ofrecer la presidencia del Consejo a Kristalina Georgieva (PPE) y una mitad de la legislatura al frente del PE a Manfred Weber (PPE), los conservadores siguen insatisfechos.

También hay problemas por el flanco liberal. El timón de la diplomacia europea se lo quiere agenciar el belga Charles Michel, mientras la candidata a la Comisión, Margrethe Vestager, tendría que contentarse con la primera vicepresidencia de la institución.

¿Qué hay de España? Fuentes diplomáticas aseguran que hay muy pocas probabilidades de que España, o cualquier otro país del sur, gane un alto puesto institucional. El Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto todo el capital en Timmermans y no dudarán en alargar más aun la bautizada como cumbre más larga de la historia hasta que el holandés consiga el timón de la UE, al precio que sea. 

 

Comentarios

Los líderes europeos frustran el reparto de altos cargos en la UE