Las españolas dedican el doble de horas que los hombres a trabajos no remunerados

Tres de cada cuatro hacen tareas domésticas a diario, frente a poco más del 30 % en el caso de ellos


Redacción

El trabajo invisible y no remunerado sigue siendo cosa de mujeres. Lo constata, si es que hacía falta hacerlo, el Instituto Nacional de Estadística, que en un informe publicado a finales de junio sobre conciliación asegura que las mujeres dedican casi el doble de horas a la semana que los hombres a labores no retribuidas, principalmente a tareas domésticas y cuidados de familiares.

En concreto, según la encuesta (que recoge datos del año 2015), las españolas destinan casi 34 horas semanales a su jornada laboral ordinaria y otras 26,5 a tareas no relacionadas con esa actividad y por las que no reciben pago alguno. De ellas, las hay que se pueden considerar recreativas o de ocio, como las culturales o deportivas, o incluso las relacionadas con la vida política, sindical o el voluntariado, pero las que más tiempo se comen del teórico descanso son las de mantenimiento del hogar y cuidado de hijos, mayores o dependientes. En concreto, tres de cada cuatro mujeres con empleo (más del 77 %) aseguran tener que ocuparse de las tareas domésticas (cocinar o limpiar) todos los días, mientras que solo uno de cada tres hombres las realizan con la misma frecuencia.

En el caso de ellos, la proporción entre el tiempo dedicado al trabajo remunerado y al no pagado está mucho más desequilibrada: casi 40 horas al empleo oficial y solo 14 a otras actividades. Tiempo, este último, que se mantiene invariable, aunque el contrato sea a tiempo parcial y no por jornada completa, algo que no sucede entre las mujeres. Y es que cuando ellas están a media jornada en la oficina, el tiempo empleado en las tareas domésticas aumenta en casi cinco horas semanales.

Del desglose que ofrece el INE se puede concluir que el cuidado de los hijos sigue siendo algo que recae, principalmente, en las mujeres: más de la mitad dedican a esa tarea entre tres y cuatro horas diarias, cuando en el caso de los hombres, la mayoría se ocupan de ellos entre una y dos horas. Y lo mismo ocurre con la cocina, la limpieza y otras actividades domésticas, que la mitad de los hombres despachan con una hora o menos de trabajo al día, pero que a ellas les restan, como poco, dos horas (es el tiempo que les lleva al 43 % de las consultadas, aunque una tercera parte supera las tres horas). El único apartado que, según el estudio del INE, está más equilibrado, es el del cuidado de mayores y dependientes.

En cualquier caso, el reparto depende, y mucho, de la situación familiar. Así, en el caso de los solteros sin hijos, las horas de trabajo doméstico no remunerado son muy similares en el caso de mujeres y hombres, aunque cuando en la ecuación entra una pareja, ellos le dedican muchas menos horas (hasta la mitad, si su compañero o compañera está desempleado). Si hay hijos, la carga aumenta y recae principalmente en ellas, que en ciertos casos, concretamente cuando tienen pareja y esta trabaja, llegan a dedicar más tiempo a los cuidados familiares que a su empleo (37,5 horas frente a 34).

Comentarios

Las españolas dedican el doble de horas que los hombres a trabajos no remunerados